Primavera Sound 2014 – Días 3 y 4

Diez horas de trabajo casi non-stop comiendo incluso en el metro (así de tristes son mis viernes) hicieron que me librara del chaparrón que cayó por la tarde pero también que me perdiera a las Haim. Aunque ya las vi en el 2012 como teloneras de Florence and The Machine, me hubiera gustado ver su evolución tras casi dos, de melenudas rockeras enseñando pierna pero haciendo ruido del bueno, convertidas ya en las Jonas Brothers del pop-rock actual de radio fórmula con bailecitos BritneySpearianos. Me tuve que conformar con ver, de nuevo desde la distancia, a Pixies mientras aguardaba en una buena posición para The National. Nota para el año que viene a todo asistente: no todas las primeras filas, aunque lo parezca por la distribución de las vallas, están reservadas a los VIP. Si das la vuelta, por detrás, puedes acceder a la mitad reservada a los pobres. Pero una que es discreta, no cayó en la cuenta de preguntar y vio a The National bien, pero los hubiera podido ver desde primera fila. Qué le vamos a hacer…

Pixies
Pixies

Es triste admitir que me interesé (un poco, tampoco exageremos) por Pixies tras la cover de “Where Is My Mind?” de Placebo. Sin embargo, su despliegue de canciones nuevas en su actuación para el Primavera hizo que no conociera parte de su setlist. Cabezas de cartel, aunaron a un gran número de asistentes que se mostraron satisfechos con la inclusión de las ya clásicas “La La Love You” o “Bone Machine”, asistentes que solo tuvieron que andar unos metros para asistir a la convincente actuación de The National. A diferencia de lo que pasó con Warpaint el día anterior, el silencio reinaba en entre el público, absorto en la voz y seriedad de Matt Berninger, de negro riguroso, vestimenta que contrastaba con un fondo luminoso sencillo pero efectivo. No voy a negar que se me pusieron en el bolsillo con su preciosa interpretación de “I Need My Girl”, pero la actuación de The National tuvo muchos otros momentos anecdóticos, como la participación de Justin Vernon (Bon Iver) en “Slow Show”, el paseo por el pasillo central de Matt, que compensó mi mala fortuna al no conseguir primera fila y el accidente con el micro que hizo que la última canción corriera a cargo de los Dessner.

The National necesitan a su chica...
The National necesitan a su chica…

El sábado es el día de las familias en el Primavera, y eso se nota en el aumento del número de personitas de menos de 1’30’’ probablemente fans de The Vamps, OneDirection o Auryn que se encuentran en el recinto, muchas de las cuales disfrutaron como enanos (valga la redundancia) de la actuación de Caetano Veloso en una tarde por fin, sin nubes amenazadoras aunque de un fresco más otoñal que primaveral. La intención era ir a ver Sílvia Pérez Cruz y Raúl Fernández Miró en el Auditori, que seguramente deleitaron a los asistentes a su concierto, pero el sofá y la siesta correspondiente ganaron a las ganas de hacer cola bajo la lluvia desde una hora antes del concierto. Así pues, tras una reparadora tarde de sofá, peli y manta, me dirigí al Fórum para ver a un músico ya consagrado. Solo por ver disfrutar a esos pequeños acompañantes de sus papás sin canguro (que hay crisis), ya valió la pena asistir al espectáculo de Caetano, un pelín más rockero que de costumbre (¡que estaba en el Primavera!) pero que montó una auténtica fiesta en el espacio Ray-Ban, bis incluido.

Caetano Veloso
Caetano Veloso

Mi aventura festivalera terminó comedida, con Volcano Choir, liderados por Justin Vernon, que destacó lo afortunado que era de poder haber disfrutado del Festival como asistente desde el primer día y de haberse reencontrado con viejos amigos. El tatuado y fumador Bon Iver, así como el resto de la banda junto a su equipo técnico, se encargaron de que la calidad del sonido en su actuación fuera impecable. Como pasó con The National, el silencio y respeto por los músicos reinó entre el público, al que los mismos músicos tuvieron que invitar a hacer un poco de ruido, invitación que no rechazaron pero que tampoco hicieron efectiva. Y es que la música de Volcano Choir no es precisamente para ponerse a saltar y berrear como si no hubiera mañana, sino para disfrutar en un ambiente tranquilo y relajado como el que se dio esa noche en el Fórum.

El hombre de los tres nombres.
El hombre de los tres nombres.

De nuevo, un fondo luminoso, más difuso que el de The National pero no por eso menos efectivo, adornó esta actuación de la noche del sábado sin fiebre alguna y que marcaba el fin de mi paso por este Primavera Sound de lluvia, sol, frío, objetivos frustrados por las inclemencias del tiempo y grandes descubrimientos en vivo. Que al fin y al cabo, es de lo que se trata.

Ver galería de fotos completa.

Artículo originalmente publicado en Vértice Musical.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s