Let It Happen y ‘Cause I’m A Man de Tame Impala: a response article

Hace siglos que le prometí esta entradiacióna a Mané López, aka Gustos distintos, pero por una cosa o por otra (hay vida ahí fuera) y a espera de una respuesta de mi padre sobre referentes musicales, la entrada prometida no llega hasta hoy. So sorry!

El caso es que si os dais una vuelta por el sitio de Mané, veréis que es un máquina que va a entrada casi diaria, por lo que si algún día hay algo que me motiva a escribir, viendo lo similares que son nuestros gustos musicales (aunque los míos no sean tan “distintos” – ¡vivan los guilty pleasures!), chances are que él publique sobre ello antes que yo. Y esto es precisamente lo que pasó con los dos últimos singles de Tame Impala, “Let It Happen” y “‘Cause I’m A Man“. Así pues, lo que sigue es, si cabe, un response article a los textos de Mané, que Twitter no se inventó para dialogar.

Para empezar, resolvamos un malentendido que causé por correo electrónico referente a Tame Impala. Yo de ellos tampoco sabía mucho antes de escuchar “Let It Happen“, que me enganchó desde el segundo 1.


Poco tengo que añadir a lo que tanto Mané como otros críticos ya han dicho sobre el tema, aparte de las dos partes diferenciadas y de los momentos que a mí me causan subidón: a) 04:04 hasta 05:07, incluída la base percusiva de 04:42 que claramente viene de “Billie Jean” de Michael Jackson (a quien Tame Impala han versionado); y b) el repeat and fade de a partir de 05:29. En cuanto a “‘Cause I’m A Man“, pues no me enganchó tanto a la primera y me desconcertó tras “Let It Happen“, ya que me causó la impresión de un Alan Parsons meets Prince que podría sonar en el baile prom de instituto al que alude Mané.

Cuando escucho algo de un grupo que me engancha a la primera, de un tiempo para acá intento ver qué han hecho antes y si vale la pena explorarlos. Y aquí es cuando lo matan, porque acto seguido escuché Innerspeaker (2010) y Lonerism (2012), los dos álbumes anteriores de Tame Impala, claros ejemplos de pop-rock psicodélico and I was like ¿de dónde sale “Let It Happen“, tan dance y dreamy a la vez? ¿Y cómo justifico “‘Cause I’m A Man“? Eso que entonces te pones a pensar en el título del álbum al que pertenecen estos dos temas, Currents, y predices que el álbum irá de eso, de corrientes diversas, expresadas a través de la música y las letras. Mi gozo en un pozo al leer esta entrevista en que Kevin Parker dice precisamente que Currentsfollows the progression of someone feeling like they are becoming something else” y eso solo lo puedes hacer a través de las letras y de distintas olas musicales. Ca-ching!  Ya puesta, escuché también un par de entrevistas y descubrí que el propio Parker afirma que “Let It Happen” es un tema que no se ajusta a lo que han hecho hasta ahora y que aunque sea el tema central del disco, no deja de ser, en pocas palabras, una ida de olla aislada. Pero esto no es tan sorprendente, pues todo ello está muy en la línea del estilo que defienden Tame Impala, pues en la psicodelia, “todo vale”, dentro de unos parámetros experimentales específicos, claro está.

Aquí es cuando Suárez hija acude a Suárez padre, pues de pop-rock psicodélico mi padre sabe un rato y ese es precisamente el estilo que reconocí en Innerspeaker y Lonerism, but not so much en los dos singles de Currents. Eso que padre e hija nos ponemos a hacer brainstorming rápido de la psicodelia (entre muchos otros estilos) de la que crecí rodeada, y nos salieron nombres tales como Cream, Rick Wakeman, Tangerine Dream, King Crimson, Pink Floyd, Yes (hasta cierto punto), Traffic, The Jimi Hendrix Experience, Black Sabbath, Deep Purple (estos últimos ya más rockeros progresivos) y, por supuesto, The Beatles. Tras escuchar mi padre los dos álbumes de los Impala (se los puse de deberes) y yo repasar la discografía de los otros grupos estas últimas dos semanas, el veredicto de Papá Suárez con el que la hija no puede estar más de acuerdo es “Tame Impala suenan como los Beatles psicodélicos pero más electrónico” (llámalo siglo XXI).

Papá Suárez no se extendió más y tampoco creo que les dé más importancia a los Impala, puesto que excepto con raras concesiones de rock y rollo cantautor, principalmente, Papá Suárez se quedó anclado en los 60 – 80, cosa que espero que no me pase a mí. Y es por eso que Yeasayer, pop psicodélico de ahora que me encanta, lleva un tiempo en mi iPod, junto a clásicos como A Day In The Life” de The Beatles, que probablemente sea mi canción favorita de ellos, junto a “Eleanor Rigby” y “The Fool On The Hill“. ¿Terminará alguno de los álbumes completos de Tame Impala en mi iPod? El tiempo dirá, pero “Let It Happen” va directa.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s