¡Feliz cumpleaños, The Frames!

Este pasado febrero un tuit de The Frames anunciando la celebración del 25 aniversario del nacimiento de la banda en su ciudad de origen el 4 de julio hizo que no dudara ni un minuto en decir: Maria del Mar, tú tienes que estar ahí. Y es que The Frames es a día de hoy uno de mis grupos favoritos – digo yo -, pues tengo en mi haber toda su discografía básica.

The Frames es un grupo de indie rock y folk irlandés fundado por el antaño cantante y guitarrista callejero Glen Hansard (de quien ya he hablado aquí) que, a lo largo de sus 25 años de existencia, ha evolucionado notablemente, ni para bien, ni para mal: ha experimentado cambios de estilos, ha tenido varios cambios en sus miembros de banda y, sobre todo, ha recabado una extensa cohorte de seguidores de todo el mundo, una representación de los cuales se hallaba en su doble fiesta de cumpleaños. Doble porque las entradas para el evento del 4 de julio en los Iveagh Gardens de Dublín se agotaron en un periquete, por lo que se añadió una segunda fecha, el 5 de julio, a la que Mar(ibel) también asistió.

The Frames

Antes de continuar, debo puntualizar que The Frames no descansa solo sobre Glen Hansard, aunque Glen sea el alma mater. Glen es Glen, con su propia carrera en solitario, aunque también vaya acompañado de los mismos músicos que en The Frames. The Frames es una banda rockera, con garra, con alguna canción de lagrimón, sí, pero su música tiene sobre todo energía y pasión rockera, mientras que Glen conserva la pasión pero es más cantautor folk.

Fiesta es la palabra que define y unifica estos dos conciertos, sustancialmente distintos el uno del otro. Para muestra, comparen la set list de ambos días aquí debajo.

set
Porque ir dos veces seguidas al concierto de un grupo no es siempre mala idea. Flo, aquí sí que te tengo que decir, bonita, que te queda por aprender.

No se trataba de un evento con connotaciones nostálgicas, aunque por el escenario desfilaran gradualmente todos y cada uno de los miembros de la historia de The Frames, incluidos familiares y personal técnico, que actuaron juntos en los primeros bises del primer día (¡hubo dos!) y al final del segundo concierto. El ambiente era festivo, a la luz del largo día estival irlandés (lo que hizo que las luces solo lucieran – mala aliteración – hacia el final). El público recibió con entusiasmo a esta banda con perlas destacables como ‘Seven Day Mile‘, ‘Revelate‘ (a la que le tengo mucho cariño), ‘Fitzcarraldo‘, ‘What Happens When the Heart Just Stops‘ o ‘When Your Mind’s Made Up‘. Si habéis visto la peli Once, puede que digáis, “¡uy, las dos últimas me suenan”, ¡si la última hasta sale en el trailer! Pues sí, pero ese es un rollo largo de explicar que ya trataré algún día de estos.

El primer día, no diré que no, se me hizo un pelíiiiiiiiin laaaaaaargoooooo, pues me esperaba un concierto “à la Glen”, es decir, lleno de anécdotas de Glen con las consiguientes (son)risas que crean. En vez de eso, nos encontramos ante 2h30′ de música non-stop, con desfile de todos y cada uno de los miembros anteriores de la banda (ver en set list), presentados muy brevemente, y una retahíla de covers, algunas de ellas un pelín demasiado “adueñadas”. No obstante, como era de esperar, tuve mis momentos de subidón seguidos de lagrimón corriendo por mis mejillas, esta vez, con ‘Headlong‘, cosa que me sorprende, porque me gusta pero tampoco me emociona normalmente.

Fue un buen concierto, en el que sonaron los “must” que todos esperábamos y en que pudimos apreciar cómo un simple cambio en el baterista del grupo puede hacer que una banda tome un color destacablemente distinto. La complicidad entre todos los miembros del grupo, actuales y pasados, se percibía en el aire, y disfruté especialmente con los diálogos musicales y gestuales entre Hansard, el bajista y voz Joe Doyle y el baterista actual Graham Hopkins. Aunque el resto de músicos estuvieron también excepcionales, entre esos tres andaba el juego, por supuesto, bajo la atenta mirada del violinista Colm Mac Con Iomaire y el guitarrista Rob Bochnik.

El segundo día, un poco más breve (aunque no bajara de las 2h10′), con más diálogos y muchas más risas, el ambiente era aún más festivo si cabe (de ahí el espontáneo ‘Happy Birthday‘ de los asistentes). Pude sentir, además, lo que es realmente asistir a un concierto al aire libre en Dublín, lluvia incluida. ¡Ja! El público parecía un poco más suelto, más danzarín (y algunos un poco más pesados…). Aunque Noreen O’Donnell (la única ex-miembro femenina) estuviera a la merced del siempre imprevisible Glen Hansard, que le salió con, parece, un cambio en el set list que la pilló en bragas desprevenida, estuvo incluso más estupenda que el primer día, mucho más suelta y comunicativa.

Así pues, The Frames, con un cuarto de siglo a sus espaldas, encontraron el segundo día ese punto ideal en que el público pudo volver a casa (o en mi caso, al hotel) con la alegría de haber participado en un concierto en que celebración por todo lo alto era lo que se respiraba en todo el recinto.

Feliz cumpleaños, The Frames, y ¡a por otros 25!

Y ahora que no me lee nadie, la próxima vez, a ver si los puedo ver en la legendaria Vicar St. Ssssssshhhhhht.

Galería de fotos 4/7/15

Galería de fotos 5/7/15

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s