Emociones a flor de piel con Counting Crows

Counting Crows, con 24 años de carrera a sus espaldas, trajo el pasado 7 de julio su tour Somewhere Under Wonderland, presentación de su primer disco en 7 años, al Razzmatazz de Barcelona. Hacía también la friolera de 14 años que no actuaban en España, por lo que es de entender que su público fiel, muchos de los cuales en la cola de entrada afirmaban que durante este periodo los habían estado yendo a ver por Europa (what else!), estuviera, no entregado, sino entregadísimo desde el primer momento.

A Counting Crows les tengo especial cariño porque, junto a Enrique Iglesias (ehem!), fueron parte de la banda sonora de mi primera estancia larga en el extranjero en el 2006. Los viajes en coche en Seattle con mi amiga Ginnie Culler (ahora Virginia Roberts) no hubieran sido lo mismo sin Counting Crows.

Counting Crows - Adam Duritz
Adam Duritz, el alma de Counting Crows.

Fue nada más salir y entonar las primeras notas y Adam Duritz, el cantante de archiemblemáticas rastas, dejó que el público cantara a pleno pulmón la canción de arranque del concierto, “Sullivan Street“. Este es un tema de su álbum de debut, August And Everything After (1993), el único de ellos que poseo. No obstante, la mayor parte de los asistentes demostraron ser conocedores de toda la discografía de los de California, no solo de ese álbum que contiene la que seguro que has tarareado más de una vez, la shalalalalalala “Mr Jones“.

Hubo también otros momentos memorables durante el concierto, propiciados por temazos como “Colorblind” (de la banda sonora de Cruel Intentions y con la que se me escapó alguna lagrimita en el concierto) y la cover de “Blues Run the Game“. No obstante, se echó de menos “Accidentally in Love“, parte de la banda sonora de Shrek 2, y “Big Yellow Taxi” no sonó ni la mitad de popera que la versión grabada a la que estamos acostumbrados.

Con el público en los bolsillos desde el primer momento, y con una complicidad con éste que no siempre se aprecia, pero que es de mucho agradecer (si no, te quedas en casa, te pones el disco y todo eso que te ahorras), Adam Duritz dio rienda suelta a las anécdotas y los chistes y bromas con los guitarristas, que hicieron que tuviera que empezar un tema de nuevo. Los guitarristas (equipados con 23 guitarras distintas, que llegamos a contar!), tampoco se quedaron atrás con el tema interacción, yendo de una punta a otra del escenario y mostrándole a los asistentes que eran conscientes que estaban ahí por y para ellos.

Un inusual buen rollo también se respiraba entre el público. Dime a qué conciertos vas y te diré cómo eres. Los de a mi derecha, que se acababan de conocer, contándose las aventuras de vacaciones por Italia y turnándose para ocupar la primera fila; los chicos de a mi izquierda, ofreciéndose a irme a buscar bebida al bar, y todos en conjunto, bailando y cantando al unísono. El clímax llegó con el tema de cierre, “Holiday in Spain“, de sorprendente éxito en Holanda pero no en Españistán, que llevó a mi compañera Vanesa a un estado de emoción extrema propiciada por un flashback del 2001 para el que me faltan las palabras que lleguen a describir con precisión tal estampa.

Eran muchos años que el público español esperaba a Counting Crows. Demasiados, probablemente. Pero como Duritz dijo al terminar, ‘Don’t worry, we will be back‘. Y allí estaremos.

Ver galería de imágenes.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s