Super Bock Super Rock, festivalazo en Lisboa (día 1)

Si alguna vez os sobran 3 o 4 días en julio, tenéis ganas de pasearos por la encantadora Lisboa y de disfrutar de buena música en condiciones por el módico precio de 95€, el Super Bock Super Rock is the fest to go.

Hace poco más de un mes, alguien me dijo que me mola ir de festivales. La cosa no es bien bien así. Los festivales son una muy buena opción para poder hacer un screening de varios grupos y aprender sobre ellos por relativamente poco dinero y tiempo. Como un curso intensivo de lengua extranjera que, pasados dos meses, poco te ha cundido a menos que le hayas puesto ganas y empeño y no dejes de hacer un follow-up de los contenidos para terminar de asimilarlos. Por no hablar de la organización de los (macro)festivales, que te obligan a ir con el chip de “déjate las finuras en casa, ves de guarrins y duerme menos de lo necesario” durante 3/4 días.

Sin embargo, el Super Bock Super Rock es otra historia: se trata de un festival que se celebra en un recinto con cuatro escenarios; el aforo total máximo (poco más de 20000 personas) es el que cabe en el mayor de ellos, el MEO Arena (el Palau Sant Jordi de Lisboa) por lo que las aglomeraciones no se dan a menos que te esperes hasta el último momento a desplazarte de un escenario a otro; puedes ver tranquilamente todos los conciertos del MEO Arena sentado en 1ª gradería sin nadie que te toque lo que no suena; la limpieza y la organización son destacables (excepto la recogida de pulsera, con largas colas); y los cabezas de cartel, al menos este año, excepcionales.

Así pues, señoras y señores, durante el 16-18 de julio, por el módico precio de 95€ (amortizado ya from day 1), pude ver a nada más y nada menos que: Milky Chance, Perfume Genius, The Vaccines, Noel Gallagher’s High Flying Birds, Sting, Madeon, Benjamin Clementine, White Haus, Kindness, Savages, Bombay Bycicle Club, dEUS, Blur, Rodrigo Amarante, Crystal Fighters, Franz Ferdinand & Sparks, and last but not least, Goddess Florence and The Machine. Ahí es ná.

Perfume Genius
El andrógino Mike Hadreas aka Perfume Genius.

Como a Milky Chance ya los vi en el Cruïlla, no me voy a detener a hablar de ellos. A Perfume Genius me lo perdí en el Primavera, por lo que tenía una asignatura pendiente con él. Empezó con problemas técnicos, pero este cantante de baroque pop cuya actuación sobre el escenario nos recuerda en cierta manera a Rufus Wainwright sin tener, por supuesto, el poderío de voz de Rufus, supo defender su setlist aunque me faltó quizás intimidad. Es un cantante de espacios cerrados, pequeños, con luz tenue, no de festival programado a las 7 de la tarde a plena luz del día.

The Vaccines estuvieron espectaculares. Si bien es un grupo que hasta hace poco no me decía nada, su reciente “Dream Lover” me enganchó desde el minuto 1.

The Vaccines ofrecieron un sonido enérgico, un show fluido y dinámico y una interacción para/con ellos y el público que, lamentablemente, no se apreció ni por asomo en el show de Noel Gallagher’s High Flying Birds. Noel, además de mala leche, tiene un sonido trallero que ofrecerle al mundo, acompañado de unas melodías olvidables que pocos asistentes del público pudieron corear. No fue así, sin embargo, con los pocos temas que rescató de su época con Oasis (¡quién no se emociona con “Don’t Look Back in Anger” en vivo!), que fueron los que salvaron su, otherwise, anodina actuación.

Y llegó finalmente el momentazo de la noche, con el pintas de náufrago Sting, que lo dio todo y más. No se puede esperar menos ni un show malo de alguien con un carrerón como él. Exitazo tras exitazo, a gusto de los fans, sobre seguro, y con una banda excepcional. Destaco el momentazo duelo violín-bajo, algo que rara vez se puede ver en un escenario y con lo que pudimos flipar (más aún). Sting lleva los 63 años muy, pero que muy bien.

Sting
No, no es Tom Hanks disfrazado de Sting. Es Sting.

Terminé la primera jornada con el set del joven francés de 21 años Madeon, que daba gusto ver jugueteando con sus mesas de mezclas aunque estaba tan enfrascado en lo suyo, que poco vimos de su cara bonita.

Madeon pasándoselo en grande él consigo mismo.

Como se puede apreciar, los 95€ estuvieron más que amortizados desde el primer día… pero lo mejor estaba aún por llegar…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s