Super Bock Super Rock, festivalazo en Lisboa (día 3)

Y llegó el TERCER GRAN DÍA del Super Bock Super Rock. Por dos grandes motivos:

– El primero, encontrarme otra vez con mi prima postiza portuguesa, Luísa Amado. Ya lo he dicho muchas veces, Internet es maravillosa, pero para nada comparable con un encuentro in the flesh.

Luísa aka Lusía, reina de los tapires.
Luísa aka Lusía, reina de los tapires, et moi.

– El segundo, el motivo por el que estuvimos 8 horas de reloj en el MEO Arena para que saliera: Goddess Florence and The Machine.
Pero vayamos por partes…

Tras reunirnos en el centro comercial Vasco Da Gama y ponernos (más aún) al día, empezamos Luísa y yo nuestra aventura superbockera no sin antes encontrarnos con Luis & co., otro amigo de Luísa que también conoció en Twitter y con el que se veía por primera vez. La cara de Luis al verla fue impagable. Lástima que no grabara el momento, pero fue memorable.

Tras una larga espera, empezaron los conciertos del MEO Arena. Sacrificamos a Unknown Mortal Orchestra (otra vez será) para conservar esa valiosa 2ª fila para Goddess Florence Welch por lo que vimos al brasileño Rodrigo Amarante, que empezó muy tranquilo, pero que luego ofreció un amplio abanico de ritmos de su propuesta musical, que va del indie rock hasta los ritmos samberos. Un rato muy agradable, sinceramente.

Tras Rodrigo, llegó la LOCURA desenfrenada y en mayúsculas de Crystal Fighters: mezcla de Major Lazer, Hot Chip y, como se definen ellos, “a mixture of folk, electro, punk, techno, dubstep and Spanish pop”, no hubo ni un solo momento para aburrirse viendo lo histriónico de todo el conjunto, escenario a modo de selva y pelotas gigantes entre el público incluidos.

Una selva en el MEO Arena
Una selva en el MEO Arena

Ahora es cuando me creo más de un enemigo o dos, cuando digo que el concierto de Franz Ferdinand & Sparks se me hizo eteeeeeerno. De FF solo me gustan/reconozco los cuatro exitazos que tó Dios conoce, pero verlos durante más de una hora junto a los Sparks, ya es harina de otro costal. Sparks son… esto:

Sparks 1 Sparks 2

Con estas pintas, evidentemente, pusieron la nota de “alternatividad” a la actuación de unos fantásticos FF, que ofrecieron un espectáculo vivo, alegre, enérgico y de muy alta calidad. Diguem-ho tot!

Tras una nueva transformación del escenario, con un fondo de destellos, llegó la estrella, la gran diosa a la que todos estábamos esperando: Florence Welch, acompañada de su Machine, presentando una masterpiece del 2015 que, para mí (y otros) es sin duda el disco del año: How Big, How Blue, How Beautiful.

Como a Flo ya la había visto dos veces en el 2012, ya sabía a lo que iba, por lo que me fijé en lo “nuevo”, en lo “sorprendente”, en su evolución. Back in 2012, en el mes que bauticé en aquel entonces como Florember, vi a Florence and The Machine en el O2 de Londres y en el Ricoh Arena de Coventry. Si bien me emocionó (como era de esperar), le encontré un “pero”: hizo exactamente lo mismo excepto un diálogo en los dos recintos. A mi ver, eso no tendría que haber sido así, pues ni el público ni las condiciones eran las mismas. En fin… habiéndola visto ahora en Lisboa (y dentro de 15 días en Göteborg), me crearé una opinión mejor fundada de la que es, sin duda, una de las artistazas del momento.

Flo “actúa” en todos los sentidos en el escenario (gestos, aire místico, bailes, paseos entre el público), y cuando no lo hace, porque se le va la pinza o pierde el micrófono (que le ha pasado más de una vez), se puede apreciar a la verdadera Flo, la simpática, tímida y algo nerviosa de verse en tal baño de multitudes.

Florence and The Machine

El set list que ofreció fue el de un concierto en el que no tenían casi cabida los ritmos lentos y sentimentaloides que tanto me gustan de ella particularmente, exceptuando “Queen of Peace“.

Instead, se tiró por los temas más rockeros, llegando incluso a terminar con la peleona “Kiss With A Fist“, que causó furor entre el público. Por otra parte, yo aún le metería más caña al guitarreo de partición (02:46) en “What Kind of Man” (llamadme tiquismiquis), pero por lo demás, todo me pareció excepcional.

Para mi satisfacción, pude ver una evolución muy positiva de Flo en el escenario respecto del 2012, incluida una versión reducida de “People Have The Power” de Patti Smith que le quedó resultona. Si bien las canciones del HBHBHB las mantuvo fieles a la versión grabada, las de los dos álbumes anteriores, Ceremonials y Between Two Lungs fueron objeto de nuevos arreglos que me sorprendieron gratamente.

Y como todo lo bueno se acaba, aquí se termina también mi crónica con mi super Lú y mi super Flo.

Galería de imágenes Día 3

Día 1

Día 2

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s