Cuando lo Big, Blue y Beautiful tiene fecha de caducidad… ¿irreversible? (Parte III)

Tras las fases de pérdida y negación, y de enfado, rabia e ira, en la tercera fase, la de negociación, Flo empieza ya a buscar soluciones a su situación con el no sabe ni contesta. Como en todo proceso de aprendizaje, la superación de una ruptura no ocurre instantáneamente, y es por eso que, de nuevo, Florence se resiste a superar su dolor, postergándolo una y otra vez, aferrándose, así, a aquello que la hizo feliz en el pasado. Así lo vemos en “Delilah” (“‘Cause I’m gonna be free and I’m gonna be fine / But maybe not tonight“), con la esperanza de que el amado vuelva a querer emprender la relación (“Holding on for your call“), puesto que esa indecisión permanente ha hecho que la puerta, tras la ruptura, no haya quedado cerrada, sino medioabierta. Florence, aconsejada por Delilah, se ve renovada, liberada (“Never knew I was a dancer till Delilah showed me how“), pero no termina de aceptar aún la ruptura, aún reciente, y sigue, por tanto, aún enganchada a su amor (“I can never let go“).

En esta fase de negociación, Florence idealiza a su ex-novio (lo más habitual tras un periodo de ausencia), y vuelve a lanzar preguntas retóricas como “Are you missing me”, preguntas que obtendrían respuesta si pudiera hablar con ese amante que la tiene todavía atada. Así pues, es en “Caught donde ese dolor se hace más evidente, pues el antiguo compañero de Flo sigue presente en los sueños de Florence y se hace cada vez más fuerte.

As if the dream of you, it sleeps too
But it never slips away
It just gains its strength and digs its hooks
To drag me through the day

Y es por eso que, aunque sea contra su voluntad, Florence está luchando para “try and keep from calling you“. Quién sabe si un proceso reflexivo, la sabiduría popular, esas frases que uno encuentra Instagram y en Tumblr (que para eso están también), la están intentando convencer de dejarlo estar, pero lo que sí es seguro es que…

Old friends have said, the books I’ve read
Say it’s the thing to do
But it’s hard to see it when you’re in it
‘Cause I went blind for you

Son esos amigos también los que en “Third Eye” la intentan convencer de que una “original lifeline” la está esperando, y de que…

You are flesh and blood
And you deserve to be loved
And you deserve what you are given 

Un nuevo amor es posible. Sí. Pero de momento Florence solo logra que su ex-novio desaparezca temporalmente (“And for those hours deep in the dark / Perhaps you don’t exist“), pues sigue todavía enganchada a la antigua situación, de la que no se muestra voluntariosa para escapar (“pulled apart against my will“). Pues, ¿para qué desengancharte de algo que te hizo feliz? ¿Y si lo volviéramos a intentar? (“I’m ready for you whenever, whenever you need / Whenever you want to begin” – “Hiding“). Error, Flo, error. Puede que aún lo esperes, pero mientras tú sigues aquí atrapada, puede que él ya te haya intentado borrar de su memoria. Porque la distancia es el olvido. O eso dicen. Personalmente, no lo creo. Ni toda distancia es ausencia, ni todo silencio es olvido.

Además, ¿quién no merece una segunda oportunidad?

And it’s your price
That’s keeping us still so far apart
But if you give a little, so will I
So will I
(…)
I’m still here
I’m still here

Yo siempre he sido partidaria de una segunda, e incluso de una tercera oportunidad. ¡Y así te va a veces, Mariflor!

Si bien en “Various Storms and Saints” vemos cómo Florence experimenta la cuarta fase, donde son protagonistas la tristeza y el dolor (“I know you’re bleeding, but you’ll be okay“) aunque ya empiece a superar la situación (“I’m teaching myself how to be free“) es en “Long and Lost” y en “Caught” donde ese dolor se hace más evidente.

It’s the hardest thing I’ve ever had to prove
You turn to salt as I turned around to look at you
(…) I can’t keep calm, I can’t keep still
Pulled apart against my will

Finalmente, encontramos la quinta fase, la fase de aceptación, en la cual se asume lo que ha pasado (“People just untie themselves / uncurling lifelines“) y se busca una nueva vida sin el amado, dejándolo ir del todo (“But you had to have him, and so you did / Some things you let go in order to live“). Flo está ya cansada de “crawling all the way” (“Which Witch“). Si no aprecian tu presencia, Flo, que aprecien tu ausencia. Al menos podrás dar tú un paso adelante, arrojando todo el dolor para abrir las puertas del corazón a un nuevo amor, ya sea sentimental, ya sea en forma de otra pasión vital. ¿Qué tal si para superar esto haces un disco y lo titulas How Big, How Blue, How Beautiful?

Your heart is there, it’s in your hands (…)
I know it seems like forever
I know it seems like an age
But one day this will be over
I swear it’s not so far away

El dolor sigue ahí, pero Florence intentará finalmente marchar para poder aprender y encontrar lo que esa pérdida significa…

And I’m learning, so I’m leaving
And even though I’m grieving
I’m trying to find the meaning
Let loss reveal it
Let loss reveal it

… que no es más que una nueva experiencia vital. Un aprendizaje tras una (¿otra más?) hostia monumental. Nos queda la duda, no obstante, de si lo consigue.

Algunos autores, como hemos dicho, cuentan también una sexta fase: la asimilación. En ella, todo está superado, asimilado, y puedes hablar de la ruptura sin emocionarte, aunque no puedas evitar sentir cierta envidia cuando “all these couples are kissing” mientras tú buscas tu espacio emocional, pidiendo convertirte en ese “Bird of prey / So I can rise above this” (“Mother“).

Aunque parece que Flo se muestre voluntariosa para aceptar y superar la ruptura, hay varios indicios de que no ha superado la quinta y sexta fase (en el álbum, no en la vida real). En primer lugar, encontramos el cierre de la edición básica del álbum con una canción, “Mother“, en que Florence insiste en que el amor que experimentó y que ahora ha perdido la ha dejado sin una vía clara que seguir y, en consecuencia, quiere dejar de sentir, o lo que es lo mismo, de sufrir:

Mother, make me
Make me a big tall tree
So I can shed my leaves and let it blow through me

(…)

And oh Lord, won’t you leave me
Leave me just like this?
Cause I belong to the ground now
I want no more than this 

Sin embargo, Florence parece no lograrlo, pues…

The emptiness; it means it’s not over

En segundo lugar, recordemos ese “I’m still here / I’m still here” de “Hiding” que encontramos, de forma ampliada, en “Which Witch“.

Chained and shackled, oh
I’ll unravel, oh
It’s a pity, oh
Say I won’t return
But I never learn
It’s a pity, oh
Ooh…

Y por último, el hecho de que el título del álbum (How Big, How Blue, How Beautiful) sea, precisamente, el de la canción que deja las puertas abiertas a retomar esa relación (“Maybe I’ll see you in another life / If this one wasn’t enough“) con ese amor que ha idealizado (“every city was a gift / And every skyline was like a kiss upon the lips“) y con el cual se fundió, hace pensar que Flo es un ser conciliador, alguien que apostó por alguien y que no olvida que where there was love, some feeling remains. Flo es una believer, que no belieber, de que ese amor puede experimentar una regeneración, cual kéfir lácteo, en un mundo big, blue y, sobre todo, beautiful. Lo que no sabemos es si será con ese mismo “satellite” de “Mother o con otro. ¿Lo descubiremos en el próximo álbum de Florence + The Machine?

Fin.

Enlaces relacionados:

Advertisements

One thought on “Cuando lo Big, Blue y Beautiful tiene fecha de caducidad… ¿irreversible? (Parte III)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s