You Don’t Wanna Hurt Yourself

One month ago, a friend recommended Fink to me, and the moment I listened to this song, I knew there’d be much more to it than just ‘a’ song.

The thing is that the evolution of this artist is kinda peculiar, listening to his latest album and the ones previous to the one this particular tune comes from, but what I want to write about now is not his change in style, but the lyrics to ‘Looking Too Closely.’

Recently (well, only yesterday), I lived one of my sharpest disappointments so far. It was no news, I had actually seen it coming from a few weeks back. The incoherence of it all made it blatant that it’s only when you fear to look closely at yourself, at what you are like, at what you want yet you don’t get to get just because – who would’ve thunk! -, it’s not served on a silver platter, it is then when you take the easiest way of them all. It is then when ‘the devil’ (quoting Fink) is not only in the details, but in the most obvious of acts, as what happens when children go naughty to get someone’s attention.

However, you should’ve known that…

The truth is like blood underneath your fingernails

And even if you first try to deny what there is/has been/was there at the start, then you have no other option but surrender, admit your incoherence and accept that you’ve done damage on the way. Lots of it. Just because…

you don’t wanna hurt yourself, hurt yourself

And you will do whatever it takes to avoid looking closely, because, oh well, it takes too much effort. I així anem fent.

So, as Fink would put it,

So don’t kid yourself, kid yourself
It’s you right there, right there in the mirror

And addressing now this particular ‘somebody else’ I have in mind, this kid kidding himself, even if you opt for looking closely some time soon, mind that collateral damage is already done anyway. Fortunately, I know you are aware of it.

Alguna cosa així com síndrome d’abstinència

Fa cosa d’uns dies em notava inquieta, com que em faltava alguna cosa, no sabia com explicar-ho. Fins que hi vaig caure: feia un mes que no anava a un concert. Un mes. 30 dies. Quatre setmanes. Oh my. Si bé és veritat que quan he hagut d’anar a més d’un concert a la setmana o quan vaig a festivals acabo per preguntar-me per què coi m’he comprat l’entrada sense tenir en compte els factors workload o cansament – sobretot pel que fa a festivals -, mai abans havia sentit aquesta mena d’ànsia per haver estat “tant” de temps sense trepitjar un recinte amb ple de gent i on el volum adequat de la música, juntament amb la interpretació  (que no només toquen i prou) d’una banda fa que em el meu cervell secreti vés a saber què que em manté viva i amb energia durant uns dies. Sense deixar de banda la raó “un concert més a la butxaca, una experiència més sobre la qual construir una història de vida”.

També és veritat que a vegades et compres una entrada i quan arriba el dia, et preguntes: realment em ve de gust ara? O potser tens aquell pla B amb els amics ‘x’ que fins i tot et ve més de gust. Gran pua això de les entrades megaanticipades: jo què sé si el 5/2/17 podré anar a veure els Bastille, malgrat tenir-ne ja l’entrada: O si, per contra, em vindrà més de gust quedar-me a casa fent macramé.

upcoming concerts

Sigui com sigui, fins a l’octubre no tinc cap entrada en ferm (en Rufus Wainwright m’espera once again) i després tinc els 20 anys de Placebo, un dels meus all-time faves amb diferència, a Antwerp (Jarrrrllll) i l’abans esmentat concert de Bastille l’any en què en faré 37. I encara m’he de mirar què fer amb el festival de Músiques Sensibles. La resta són tot de “si no tinc res més a fer/si no tinc classe/si algú em diu d’anar-hi/si hi vaig com a membre de premsa, doncs m’hi deixaré caure”. Però si a algú li ve de gust anar acompanyat a algun esdeveniment musical i no té amb qui anar-hi, sapigueu que mi no em costa res fer d’acompanyant. Just saying.

Cuando lo Big, Blue y Beautiful tiene fecha de caducidad… ¿irreversible? (Parte III)

Tras las fases de pérdida y negación, y de enfado, rabia e ira, en la tercera fase, la de negociación, Flo empieza ya a buscar soluciones a su situación con el no sabe ni contesta. Como en todo proceso de aprendizaje, la superación de una ruptura no ocurre instantáneamente, y es por eso que, de nuevo, Florence se resiste a superar su dolor, postergándolo una y otra vez, aferrándose, así, a aquello que la hizo feliz en el pasado. Así lo vemos en “Delilah” (“‘Cause I’m gonna be free and I’m gonna be fine / But maybe not tonight“), con la esperanza de que el amado vuelva a querer emprender la relación (“Holding on for your call“), puesto que esa indecisión permanente ha hecho que la puerta, tras la ruptura, no haya quedado cerrada, sino medioabierta. Florence, aconsejada por Delilah, se ve renovada, liberada (“Never knew I was a dancer till Delilah showed me how“), pero no termina de aceptar aún la ruptura, aún reciente, y sigue, por tanto, aún enganchada a su amor (“I can never let go“).

En esta fase de negociación, Florence idealiza a su ex-novio (lo más habitual tras un periodo de ausencia), y vuelve a lanzar preguntas retóricas como “Are you missing me”, preguntas que obtendrían respuesta si pudiera hablar con ese amante que la tiene todavía atada. Así pues, es en “Caught donde ese dolor se hace más evidente, pues el antiguo compañero de Flo sigue presente en los sueños de Florence y se hace cada vez más fuerte.

As if the dream of you, it sleeps too
But it never slips away
It just gains its strength and digs its hooks
To drag me through the day

Y es por eso que, aunque sea contra su voluntad, Florence está luchando para “try and keep from calling you“. Quién sabe si un proceso reflexivo, la sabiduría popular, esas frases que uno encuentra Instagram y en Tumblr (que para eso están también), la están intentando convencer de dejarlo estar, pero lo que sí es seguro es que…

Old friends have said, the books I’ve read
Say it’s the thing to do
But it’s hard to see it when you’re in it
‘Cause I went blind for you

Son esos amigos también los que en “Third Eye” la intentan convencer de que una “original lifeline” la está esperando, y de que…

You are flesh and blood
And you deserve to be loved
And you deserve what you are given 

Un nuevo amor es posible. Sí. Pero de momento Florence solo logra que su ex-novio desaparezca temporalmente (“And for those hours deep in the dark / Perhaps you don’t exist“), pues sigue todavía enganchada a la antigua situación, de la que no se muestra voluntariosa para escapar (“pulled apart against my will“). Pues, ¿para qué desengancharte de algo que te hizo feliz? ¿Y si lo volviéramos a intentar? (“I’m ready for you whenever, whenever you need / Whenever you want to begin” – “Hiding“). Error, Flo, error. Puede que aún lo esperes, pero mientras tú sigues aquí atrapada, puede que él ya te haya intentado borrar de su memoria. Porque la distancia es el olvido. O eso dicen. Personalmente, no lo creo. Ni toda distancia es ausencia, ni todo silencio es olvido.

Además, ¿quién no merece una segunda oportunidad?

And it’s your price
That’s keeping us still so far apart
But if you give a little, so will I
So will I
(…)
I’m still here
I’m still here

Yo siempre he sido partidaria de una segunda, e incluso de una tercera oportunidad. ¡Y así te va a veces, Mariflor!

Si bien en “Various Storms and Saints” vemos cómo Florence experimenta la cuarta fase, donde son protagonistas la tristeza y el dolor (“I know you’re bleeding, but you’ll be okay“) aunque ya empiece a superar la situación (“I’m teaching myself how to be free“) es en “Long and Lost” y en “Caught” donde ese dolor se hace más evidente.

It’s the hardest thing I’ve ever had to prove
You turn to salt as I turned around to look at you
(…) I can’t keep calm, I can’t keep still
Pulled apart against my will

Finalmente, encontramos la quinta fase, la fase de aceptación, en la cual se asume lo que ha pasado (“People just untie themselves / uncurling lifelines“) y se busca una nueva vida sin el amado, dejándolo ir del todo (“But you had to have him, and so you did / Some things you let go in order to live“). Flo está ya cansada de “crawling all the way” (“Which Witch“). Si no aprecian tu presencia, Flo, que aprecien tu ausencia. Al menos podrás dar tú un paso adelante, arrojando todo el dolor para abrir las puertas del corazón a un nuevo amor, ya sea sentimental, ya sea en forma de otra pasión vital. ¿Qué tal si para superar esto haces un disco y lo titulas How Big, How Blue, How Beautiful?

Your heart is there, it’s in your hands (…)
I know it seems like forever
I know it seems like an age
But one day this will be over
I swear it’s not so far away

El dolor sigue ahí, pero Florence intentará finalmente marchar para poder aprender y encontrar lo que esa pérdida significa…

And I’m learning, so I’m leaving
And even though I’m grieving
I’m trying to find the meaning
Let loss reveal it
Let loss reveal it

… que no es más que una nueva experiencia vital. Un aprendizaje tras una (¿otra más?) hostia monumental. Nos queda la duda, no obstante, de si lo consigue.

Algunos autores, como hemos dicho, cuentan también una sexta fase: la asimilación. En ella, todo está superado, asimilado, y puedes hablar de la ruptura sin emocionarte, aunque no puedas evitar sentir cierta envidia cuando “all these couples are kissing” mientras tú buscas tu espacio emocional, pidiendo convertirte en ese “Bird of prey / So I can rise above this” (“Mother“).

Aunque parece que Flo se muestre voluntariosa para aceptar y superar la ruptura, hay varios indicios de que no ha superado la quinta y sexta fase (en el álbum, no en la vida real). En primer lugar, encontramos el cierre de la edición básica del álbum con una canción, “Mother“, en que Florence insiste en que el amor que experimentó y que ahora ha perdido la ha dejado sin una vía clara que seguir y, en consecuencia, quiere dejar de sentir, o lo que es lo mismo, de sufrir:

Mother, make me
Make me a big tall tree
So I can shed my leaves and let it blow through me

(…)

And oh Lord, won’t you leave me
Leave me just like this?
Cause I belong to the ground now
I want no more than this 

Sin embargo, Florence parece no lograrlo, pues…

The emptiness; it means it’s not over

En segundo lugar, recordemos ese “I’m still here / I’m still here” de “Hiding” que encontramos, de forma ampliada, en “Which Witch“.

Chained and shackled, oh
I’ll unravel, oh
It’s a pity, oh
Say I won’t return
But I never learn
It’s a pity, oh
Ooh…

Y por último, el hecho de que el título del álbum (How Big, How Blue, How Beautiful) sea, precisamente, el de la canción que deja las puertas abiertas a retomar esa relación (“Maybe I’ll see you in another life / If this one wasn’t enough“) con ese amor que ha idealizado (“every city was a gift / And every skyline was like a kiss upon the lips“) y con el cual se fundió, hace pensar que Flo es un ser conciliador, alguien que apostó por alguien y que no olvida que where there was love, some feeling remains. Flo es una believer, que no belieber, de que ese amor puede experimentar una regeneración, cual kéfir lácteo, en un mundo big, blue y, sobre todo, beautiful. Lo que no sabemos es si será con ese mismo “satellite” de “Mother o con otro. ¿Lo descubiremos en el próximo álbum de Florence + The Machine?

Fin.

Enlaces relacionados:

Cuando lo Big, Blue y Beautiful tiene fecha de caducidad… ¿irreversible? (Parte II)

Tras haber presentado al sujeto indeciso y a la motivada de la vida, veamos cómo Flo trata en HBHBHB la indecisión que afecta la relación entre Flo y su pareja, relación que pasará por un proceso de ruptura

hbhbhb

La primera fase de esa ruptura, la de pérdida, está presente en “What Kind of Man“, en que Florence nos presenta al sujeto en cuestión, alguien que “inspired a fire of devotion that lasted 20 years“. Ese “lasted“, ya en pasado, nos sitúa en un contexto de ruptura en que el novio se describe como alguien que, quién sabe si temiendo ser herido, no se lanza de lleno a lo que le ofrece Flo y, en su lugar, vive en un eterno interrogante, en una eterna dubitación…

You were on the other side
Like always, wondering what to do with life
(…)
You were on the other side
Like always, you could never make your mind

En ese mismo contexto, Florence se nos presenta sufriendo los daños colaterales, en una posición inestable, ese “cruel angle” fruto de esa indecisión:

To let me dangle at a cruel angle
Oh my feet don’t touch the floor
Sometimes you’re half in and then you’re half out
But never close the door

O dentro o fuera, pero no en medio. Eso es lo que quiere ella pero no lo consigue. Ay, Flo, ilusa de ti, sigues dejando la puerta abierta para cuando le haga falta al otro, pero mientras tanto, nunca sabrás en qué lado toca ponerte.  

El principal error, o suerte si es un amor que llega a buen puerto, es la resistencia de Flo, la fe que mueve montañas y que lleva a Florence a lanzarse a la piscina por su amor, en principio correspondido (“we decided to get hurt” de “HBHBHB“) y lo hace a pesar de ver que es una piscina de aguas turbulentas, aunque también con momentos maravillosos, memorables, pero que tarde o temprano la llevará a la infelicidad.

But I can’t beat you
‘Cause I’m still with you (…)
How do you do it
I think I’m through it
Then I’m back against the wall

En “HBHBHB” de nuevo Florence remarca que su persona amada (la indecisa) ha pasado “so much time on the other side” y ella ha estado tanto tiempo “waiting for you to wake up” que, finalmente, la ruptura tiene lugar, tras haber esperado una eternidad terrenal  (“Maybe I’ll see you in another life, if this one wasn’t enough“) en la que ha habido más de una “conversation with no destination / another battle never won” (“St Jude“).

Que conste que Flo no deja de amar, lo que se le termina es la paciencia.

Fue a topar con alguien con ciertos compartimentos semicerrados, de acceso VIP, que aunque parece que estuvo dispuesto en un principio a convivir en la misma “island” que Flo para llevar a cabo un proyecto juntos, le sobrevino la gran tormenta, la gran confusión, el gran tumulto, el gran interrogante que puso fin a lo que hubiera podido ser…

I know that you’re hiding
I know there’s a part of you that I just cannot reach
(…)
I know you’ve tried
But something stops you every time

Mami, ¿qué será ese “something” que “stops you every time“? Lo que está claro es que ese “something” no aporta ninguna claridad emocional y que las consecuencias son compartidas:

You cry a little 
So do I
So do I

Volviendo a “St Jude“, Flo persiste en el triunfo de ese amor, probablemente porque siempre haya estado “more comfortable in chaos”, pues ve claramente que “somehow through the storm I [Florence] couldn’t get to you“. Así pues, ella veía ya que era una relación que puede que pareciera destinada al fracaso (“we were lost before she started“), pero había que intentarlo, ¿verdad, Flo? ¿O te ibas a quedar con la duda de “qué hubiera pasado si…”? “St Jude, the patron saint of the lost causes”. Uno no pierde ninguna causa si no intenta nada. ¿Y si llega a salir bien? A veces solo hace falta darse cuenta de lo que va mal para solucionarlo y tomar de nuevo el rumbo adecuado. Sin embargo, tanto tiempo en esa isla en la que viven ambos, esperando una respuesta clara, una estabilidad, agota la resistencia de cualquiera, por lo que la solución quizá sea dejarlo correr para así facilitar, quizás, que el indeciso en cuestión se aclare las ideas…y el corazón. Pues al fin y al cabo, el corazón es co-razón, ¿no?

Pero tan intenso ha sido el sentimiento, a pesar de la indecisión participante, que Florence ha caído ya rendida a los pies de su compañero, aun no siendo amada quien sabe si con la misma intensidad, pero lo que sí es seguro es que no con la misma convicción.

Because I am unloved
I went as far as I could get
In the cedars like sparks
Wasting my goddamn time

El amor de Flo, sincero, claro, honesto, sin tapujos, hace que ahora tema que “Without your love I’ll be / So long and lost (“Long and Lost“).

Ah, Flo,  gran “Queen of Peace“, esa codependencia emocional en la que nunca, jamás de los jamases, deberías haber caído…

Oh, the queen of peace
Always does her best to please
Is it any use
Somebody’s gotta lose

La segunda fase de esa ruptura sería la de enfado, rabia e ira, en la que se buscan las razones de lo ocurrido, y se empieza a huir. En esta fase, Florence “Queen of Peace“, en medio de una guerra, parece empezar a levantar cabeza (“Over the glowing hill, I will conquer“) para, acto seguido, verse “dissolving like the setting sun“. Encontramos aún una vuelta a la incredulidad respecto a los hechos, a la no aceptación, presente en preguntas retóricas como….

Now you have me on the run
The damage is already done
Is this what you want

Chantaje emocional que no lleva a ninguna parte (Que me voy, eh, que me voy, ¿es lo que quieres?) de parte de Flo, que no puede apaciguar esa rabia que le corre por las venas y que, en cierto modo, le nubla la razón. De lo que Flo no se da cuenta es de que si te dejan marchar, por algo será…

Las de Flo son preguntas que no reciben respuesta, por ahora. Aunque algunos digan que el silencio es una respuesta, Florence la necesita explícita. ¿Quien calla otorga? ¿Quien calla no sabe qué responder? ¿O quizás es que quien calla no es lo suficientemente valiente para amar y dejarse de historias? ¿Espera quizás el momento adecuado? Y de ser así, ¿cómo sabrá que es ese y no otro? ¿Existe el momento perfecto? ¿Lo podemos prever? ¿Lo podemos planear? ¿Lo podemos controlar? Me temo que, en muchos casos, no.

Esta fase de enfado y frustración experimentada por Flo viene acompañada del miedo de no poder volver a amar, de no poder volver a dar todo lo que alguien en su momento disfrutó y luego desechó (“Hold on to your heart, you’ll keep it safe”). Flo muestra también ira, presente también en “Various Storms And Saints“, en que Florence se muestra herida injustamente (“But you took your toll on me (…) / I don’t know how I don’t just stand outside and scream“). No obstante, Flo se resiste a huir de ese dolor, de esa rabia que la atormenta. Por ahora…

Enlaces relacionados:

Cuando lo Big, Blue y Beautiful tiene fecha de caducidad… ¿irreversible? (Parte I)

Son varios los sub-ejes temáticos alrededor del tema por antonomasia, el (des)amor, que encontramos en el que es, para mí, uno de los mejores discos del año en su género. Me refiero, efectivamente, a How Big, How Blue, How Beautiful (de ahora en adelante HBHBHB) de Florence + The Machine.

hbhbhb

Uno de ellos, que podría dar para un Trabajo de Fin de Grado o incluso de Máster, es la serie de vídeos musicales “Odyssey” (¡me ofrezco para dirigirlo!). Pero como este tema estaría beyond the scope de este post, lo dejaremos de lado, de momento. A lo que iba, la inglesa Florence Welch compuso HBHBHB a raíz de una ruptura sentimental, pero por lo que se puede entrever en sus letras, no fue ni un adiós de mutuo acuerdo, ni un adiós claro, ni un adiós de raíz. Fue uno de esos que duran, y duran, y duran. Y es que Florence fue a topar con alguien probablemente abrumado, agobiado (en esa fase de su vida, tampoco hace falta generalizar) por el estilo de vida de su novia. Perdut en la immensa mar blava. Pero sobre todo, alguien víctima de la indecisión. Perdut en la immensa mar blava. Esa vacilación, ese titubeo, ese estira i arronsa, ese una de cal y una de arena, ese ni contigo ni sin ti. Sí, ese gran lastre que arrastra no solo el indeciso sino todos aquellos que participan de sus circunstancias. Esa tortura emocional. Esa.

Gracias a esa ruptura, podemos disfrutar de 18 temas deliciosos que hacen de HBHBHB un álbum sincero, lleno de dolor, pero a la vez con atisbos de esperanza tras superar la ruptura. Efectivamente, Florence (y suponemos que el otro protagonista de la historia también), pasó por el famoso patrón de las cinco (o seis, según el autor) fases de cualquier ruptura o duelo:

  1. pérdida y negación
  2. enfado, rabia e ira
  3. negociación
  4. tristeza, dolor y depresión
  5. asimilación
  6. aceptación

Estas fases, de las que trataré en las próximas entregas de este artículo, se diferencian claramente en todos los temas, pero sorprende ver cómo es precisamente la indecisión la que aparece y desaparece como el Guadiana en al menos cuatro de los temas del álbum y deja su huella en otros tantos.

Una línea de un tema de la edición especial, “Conductor“, fue la que me llevó a centrarme en este aspecto, pues tal y como reza la canción:

The only thing that’s certain, 
Is your indecision
I guess it must be working
‘Cause you hit me with such precision

Si bien se ha analizado este tema desde la perspectiva de Flo como compositora y el proceso que sigue a la hora de escribir, si le aportamos el punto de vista de los amantes, ese “you” de “you hit me with such precision” no es otro que el compañero sentimental sobre el que Flo compuso HBHBHB  y que la relación de ambos protagonistas es el director, el eje principal, del álbum, y lo que la lleva a escribir.

If I write a song about you
Does that make you mine?

Sin embargo, lamentamos decirte, Flo, que no por luchar por una relación lograrás salirte con la tuya. Está claro que Flo, a lo largo de todo el disco, y también de la relación, se halla totalmente confiada y entregada a ese amor, pensando en ocasiones que es la directora de orquesta de esa relación. Una orquesta, no obstante, que parece no avanzar; más bien, lo contrario: se encuentra en un stand-by sempiterno.

The conductor caught in slow motion
The orchestra plays on
Over and over, the same motion
This work is never done

Flo parece haber decidido compartir su vida con alguien que no parece tenerla en el mismo grado de estima que ella. Ella puede que esté muy segura de lo que quiere, pero la correspondencia parcial del amado le hace perder control de la situación, pues la desidia del otro hace que cualquier esfuerzo sea en balde.

Who’s in control?
Who’s playing who?

Ella querría ver sus deseos cumplidos, conseguir la felicidad junto a su amado, pero topa una y otra vez con un muro insalvable:

She knows the song won’t save her
But what else can she do?

A su vez, Flo se encuentra en una posición incómoda, es tanto sujeto activo como pasivo:

I am the orchestra
The conductor too

Por supuesto, Flo tiene la batuta de su vida, pero en su vida, en su mundo, no siempre tiene el poder del director de orquesta, sino que también se halla supeditada a las acciones, deseos, decisiones, interpretaciones, juicios y sentimientos de su compañero de viaje por la vida, director de orquesta también a ratos.

Al contrario de su pareja, que se queda al margen (ya se sabe, sobre todo si no haces nada, no pasa nada), Flo es un ser reforzado (que no necesariamente fuerte), asertivo (que no por ello seguro), decidido (que no por ello impulsivo) y, sobre todo, valiente y que tiene claro lo que prefiere y quiere.

My heart is a concert hall
And I filled it with you

Y, por supuesto, alguien que demuestra aquello de que “detrás de alguien que arriesga, hay alguien que ama“.

La indecisión del otro actor de esta relación, que deja a Flo desarmada y desalmada, es también el tema central de “Make Up Your Mind“, en que el novio de Flo toma la posición más fácil, la más relajada, ¿la menos valiente? Pero evadir un tema, a veces solo sirve para intensificarlo. Sabiendo que la distancia más grande entre dos personas es no atreverse, Flo es la que toma las riendas, la que sabe lo que quiere y va a por ello, frente a la indecisión del otro:

Make up your mind
Let me live or let me love you
While you’ve been saving your neck
I’ve been breaking mine for you

Esto deja a Flo en una posición difícil, incómoda, tras intentar algo que termina por fracasar, seguramente por no haber obtenido una visión clara de todo el territorio desde el principio. Su pareja, un ser cuasihermético, con una inteligencia emocional de las que paraliza la relación con los demás, no le provee las herramientas necesarias ni las respuestas a las preguntas que Flo lanza…

But if you’re gonna make me do it
How’d you want it done
Is it best to sip it slowly
Or drink it down in one

… y no parece darse cuenta de que es un honor que alguien muestre interés por conocerlo, simple y llanamente, pero de verdad.

Ello hace que Flo no sepa para dónde tirar. Sabe qué quiere hacer, sabe qué le dicta el corazón, está segura de que puede ser algo constructivo para los dos. Y lo intenta porque el otro parece estar de acuerdo. Parece. Pero, ¿cómo hacerlo, Flo, para que la relación llegue a buen puerto si no tienes ni un triste faro en el mar? Menudo plan, Flo. Empezamos mal. ¿Terminaremos peor?

Continuará…

Enlaces relacionados:

Never Count on Longevity, Please!

Aviso para navegantes: post packed with inside jokes. #sorrynotsorry #aquinoliagradiqueshiposifulles

Tras una larga temporada calificable de pasapalabra, por cuenta propia (¿Mª del Mar, tú eres tonta, o eres tonta?) o ajena (tishhhhhhh!), al final del día 6 de mayo del año pasado, recuerdo que hice una intentona de aplicarme el cuento de una canción que me encanta de un grupo que me enamoró desde el primer momento y del cual tengo que hablar someday. Esta:

Como siempre (a menos que diga lo contrario), las canciones que comparto en Fasebú, que puede que me encanten o puede que sean directamente un truño (Ooops!), si están ahí, es por algo. En ese caso, el intended meaning podía ser fácilmente descifrable para algunos, aunque the very name of the band, Yeasayer, ya tenía su qué. Huh!

Obviously, la cosa iba para largo, pues para ‘give life to the seeds’, hay que regarlas, y es por eso que tras el ‘give her two weeks, you won’t recognize heeeeeeeeeer de Brisbane, Cairns y Perth, y un long overdue ‘Dance, Don’t Hold The Wall, una se ha puesto a make choices (muchas), y a dejar que el ‘time’ deje de ‘bear the yellow knife. Hasta tal punto que empezaba este año 2015 yeaseando por Twitter yet another inside joke:

declaro

Y lo llevo bien. Creo. Quién me ha visto y quién me ve (o avé, ya que estamos contando ninjas y a lo tonto, a lo tonto, llegamos al hotel). No obstante, todavía me sigo dando con un canto en los dientes y aún no comprendo la naturaleza humana in its entirety. Ah, y efectivamente, algo que todavía me falta es la paciencia, pues aunque I don’t want it all, ni mucho menos, sí que I want it now. Tiempo al tiempo. Eso sí, sigo con las puertas abiertas a tó aunque algunos las cierren. Too bad. Their loss. Però com diem per aquí, Déu tanca una porta i obre una finestra. ¡Ea! Y es por eso que hasta me dispongo a celebrar que tengo más canas y no me las tiño con un picnic con mis amigos de Barbieland al que se puede unir quien quiera, tras no haber hecho nada con gente para celebrar mi cumple durante 13 años (mal punt!).

Y ahora, con vuestro permiso, como cada 6 de mayo, me voy a auto-regalar un helado de sorbete de limón. Porque yo lo valgo.

Quatre barres per a tu, Montsant.

Montsant, ahir vas tancar un cercle. Un cercle de 38 anys, ben fet, amb molts riures i pocs missatges, però sempre d’allò més encertats. Ja ho deia Sau – per cert, l’únic concert a què vam anar plegades i on ens vam desganyitar amb “Si un dia he de tornar” i “No he nascut per militar” – que “quan més a prop del cel, més lluny”. Però no em vull posar melancòlica. És per això que prefereixo recordar-te amb una cançó rebel, enèrgica, amb quatre barres – les que sempre vas defensar -, encara que siguin de bar.

I, ja ho saps, a mi també “m’agrada la gent que et mira als ulls”. Com tu.