¡Oh, Lorde! ¡Qué bella es Ella!

Lorde aterrizaba por primera vez en Barcelona este año, tras esquivarnos en la gira de su álbum debut, Pure Heroine. La que escribe tenía la esperanza de que viniera entonces ni que fuera a una Apolo, como hizo la también kiwi Kimbra, pero no fue así. Sus seguidores, no obstante, vieron cumplido su sueño este pasado lunes en el Sant Jordi Club, con un show de presentación de Melodrama. Un espectáculo de una hora y media que resultó a poco, pues un concierto excelente sin necesidad de parafernalias superfluas siempre sabe a aperitivo solamente.

Lorde

A punto de cumplir los 21 (como gran parte de su público), si algo me impactó nada más verla entrar en el escenario es lo bella que es Ella Marija Lani Yelich-O’Connor. ¡Oh Lorde! Por otra parte, cualquier temor que pudiera tener de exceso de influencia de su ya no tan amiga Taylor Swift se desvaneció viéndola bailar con su peculiar estilo, con una amplia sonrisa permanente, un vigor constante y un emotivo parlamento, dirigido no solo a los fans del lugar sino también a todo aquél que, como ella, en algún sentido se ha sentido o bien demasiado, o bien demasiado poco, como bien explica en su segundo álbum, Melodrama. 

La escenografía, sencilla: un televisor un pelín demasiado cerca del suelo que marcaba los interludios del concierto, unas luces a modo de ramal de flores que combinaron perfectamente con los girasoles gigantes que le proveyeron unos asistentes y dos bailarinas destacables pero que poco interactuaban con Lorde. Hubo también tres cambios de vestuario siempre muy en la línea de Lorde: un traje chaqueta negro que para nada refleja la figura que se percibe de la cantante en televisión, un vestido fresco blanco y lentejuelas variadas para el fin de fiesta. Un fin de fiesta que dejó al público con la certeza de haber presenciado un espectáculo fresco a la vez que estudiado y con una calidad destacable que no hace más que confirmar que Lorde tendrá solo dos álbumes, por el momento, pero su talento promete una carrera extensa, lejos de ser un fenómeno de usar y tirar.

Voy de frente cuando reconozco que la dificultad vocal de los temas de Lorde no es equiparable a las competiciones de deportista de élite, pero ello no desmerece ni su calidad vocal, ni su puesta en escena, ni su profesionalidad con el loop. Aun con una producción y calidad sonora cuidada, el Sant Jordi Club amilanó quizás los silencios que aportan fuerza y efecto “momentum”, especialmente en “Melodrama”, pero todo ello pasó desapercibido para el público, en todo momento entregado, respetuoso y conocedor del mundo Lorde. Efectivamente, no hubo sold-out, pero los allí presentes saben que Lorde no entra fácilmente, pero cuando entra, lo hace para quedarse.

No puedo darle más que las gracias por empezar con “Homemade Dynamite”, que aquí la que escribe había tenido todo el santo día martilleándole el cerebro. Muerto y dinamitado el tema, Dy-dy-dy-dynamite dio paso a, ¡oh Lorde!, la inesperada “Magnets“, con la que colaboró en el último álbum de Disclosure. Si la noche era evidente que había empezado por todo lo alto, los ánimos no bajarían en ningún momento. Puede que echara de menos la hunger-gamesiana “Yellow Flicker Beat”, cuya impactante interpretación en los AMAs del 2014 le dio motivos de sobra a David Bowie para decirle a Ella que estaba (y está) en el buen camino, a pesar de (o además de por gracia de) su descoordinación corporal tan genuinamente Lorde. No obstante, no me puedo quejar de la presencia de “Sober”, “Green Light” (con confeti de “Melodrama Forever” incluido), “Buzzcut Season” (mi preferida, de lejos, del álbum debut), “Liability” o la más-que-trallada “Royals”. Si no sales de un concierto pensando que le has encontrado una nueva lectura a algún tema, algo (malo) pasa. Nuevamente, no fue el caso: lo acartonado de “The Louvre” pasó totalmente desapercibido para dar lugar a un tema que, sin duda, creó una burbuja sonora y clamorosa en el recinto, como lo hizo también “Perfect Places”.

No sabemos si el Sant Jordi Club fue un “perfect place” para Lorde pero, sin duda, lo fue para lo que ha sido uno de los mejores conciertos de este año en la Ciudad Condal. ¡Oh, Lorde!

Galería de imágenes.

Advertisements

20 Years of Placebo – Part II

Quan un grup t’agrada molt i no anuncien cap concert a la teva ciutat o rodalies, procures veure’ls on sigui, i així ho vaig fer el novembre passat amb Placebo a Antwerp. La tocada de nassos és quan mesos després t’anuncien que vénen a Barna. Qué hacer… Pues la carne es débil, claro está. La mateixa crònica que vaig escriure en el seu moment per al concert d’Antwerp aplicaria per al que vam veure aquest dijous a Razzmatazz (amb sold out tant per dimecres com per dijous).

Hi va haver, però, algunes diferències que poc tenen a veure amb l’actuació en si:

  1. Els teloners, Digital 21 + Stefan Osdal, no són terribles, sinó tremendament inescoltables. No obstant això, hi havia qui va aprofitar el revers de l’entrada per escriure un missatge per al malagueny Miguel López Mora  (aka Digital 21) que deia “Where is the album?”. Inexplicable. Episodi de Cuarto Milenio. O Quinto.
  2. Razzmatazz no té res a veure amb el Sportpaleis d’Antwerp, ni en temes de capacitat ni de qualitat de so ni, don’t take me wrong, el públic. No diré que em trobava out of place a Razz, però sí que m’apunto per a la propera vegada anar de negre i maquillada amb els ulls vermells. Perquè… per què no?
  3. Misteriosament, els fotògrafs només van estar autoritzats a fer preses durant una cançó i mitja (normalment se’ls en permet tres) i les primeres files d’assistents (léase, las tres primeras), rebien un toc d’atenció dels guardes de seguretat si en prenien ells. Inquietant.
  4. El moment tribut a David Bowie poc va tenir a veure amb els 3 minuts de standing ovation d’Antwerp. El factor temps hi fa. Molt. Si es que ya lo decían mis vecinas de San Roque Conecsion, que “no somos naide”. [sic]

Però què voleu que us digui, no hi ha res que no aguanti, suporti i superi una prèvia de sopar/berenar d’un bon entrepà de petxuga de pollastre, enciam i alvocat, que por algo me tienen bien alimentá.

Ah, Placebo, que per molts anys, i tal.

Galeria d’imatges (poques i de qualitat bastant deplorable, per raons òbvies).

Banda sonora collita del 2016

En aquest 2016, en què sembla que publicar un àlbum conceptual es considera d’allò més in(die), procedeixo a publicar la llista del que, si heu o haguéssiu parat en algun moment per ca meva o pel 144 de les Mundet Mountains, hauríeu de ben segur escoltat. No patiu, que no es tracta d’una altra llista més del millor del 2016. Això seria de massa modern, i com ja sabeu, diuen de mi que “ets tan antimoderna que resultes moderna”, que dedueixo que vol dir que tinc criteri – no se sabe si recto o torcido, pero seguro que es propio. Així doncs, i tenint en compte allò de “dime qué escuchas y te diré quién eres” (perquè era així, no?), aquí va la meva jukebox d’allò publicat aquest 2016, amb alguna altra concessió del 2015 que vaig descobrir enguany. Ai las! L’ordre és alfabètic, per allò de què quadri amb la llista complementària de Spotify. Com sempre, no entro ni en rap, ni en lluç, ni en jazz, ni en ritmos latinos ni en clàssica ni en… Sigui com sigui, enjoy!

Angel Olsen – My Woman. Yo todo lo que mi Mané López recomienda me lo escucho. El noi va fer una crítica tan ben parida d’aquest disc, que crec que no hase falta que dises nada más.

ANOHNI  – Hopelessness. ‘4 Degrees’ ja apareixia a la meva llista de l’any passat de temes per no oblidar. La resta de l’àlbum, publicat enguany, no ha decebut, com tampoc no li perdono a l’Acadèmia que li donés l’Òscar a la millor cançó a Sam Smith i no a ella.

Blanck MassDumb Flesh. I si amb algunes de les cançons també arribava late to the party, no iba a ser menos amb els àlbums. A finals de l’any passat em vaig sorprendre a mi mateixa escoltant ‘noise rock‘. Encara no me’n faig a la idea… Lo que me costó admitirlo bien valió 3 sesiones de terapia… Si el 2015 aquest gènere va estar representat per HEALTH, aquest any ha estat el torn de Blanck Mass, 50% de Fuck Buttons i el seu Dumb Flesh, amb un dels seus cosins-germans com es el ‘drone’ i el post-rock electrònic, del que em pirra ‘Dead Format’, especialment. Enjoy… o no, pues no es apto para oídos delicados hasta 00:34.

Daughter – Not To Disappear. Si ja em van atrapar amb el seu més reverberant If You Leave, em quedo amb aquest segon àlbum on els temes (i problemes) quotidians (la malaltia, la demència, la maternitat, el deure, la misèria en certes relacions amoroses/familiars) es desgranen en temes madurs, melancòlics i punyents. Potser el disc es desvia una mica melòdicament a ‘No Care’, però la sequenciació està plenament justificada. Per acabar, només em falta pensar en whoever decided we have to do ‘the right thing’  i no ens oblidem pas que de ‘numb‘ a ‘numbers‘ només hi ha un pas interior de gegant… i tres lletres.

David Bowie – Blackstar. No m’entretindré a descriure’l, ja que ja ho han fet d’altres. Només constataré que escoltar un àlbum i que se te’n reveli el significat complet dos dies després per la pròpia mort de l’autor i acte seguit pensar en la sang freda que va tenir The White Duke en gravar el vídeo de ‘Lazarus’, amb les línies ‘Oh I’ll be free/ Ain’t that just like me’ és molt fort. Molt.

D.D. Dumbo – Utopia Defeated. Ritmes africans, veu que ens recorda a Sting amb un punt de Jeff Buckley i loops a dojo conformen un àlbum molt ben parit amb desenes d’influències amalgamades amb destresa.

Hunck – Never Had a DreamPop-rock melòdic amb un punt de shoegaze del que em pregunto com és que no sona a qualsevol cadena de ràdio-fórmula.

James Blake – The Colour In Anything. Un disc que requereix un esforç extra de qui escolta, que amb atenció, veurà com durant l’hora i quart que pren, els jocs de sintetitzadors acompanyats de veu i piano a la vegada que d’efectes especials et somergeixen en una atmosfera d’intensitat melancòlica que, si t’agafa en hores baixes, et pot deixar fet caldo. Avisats esteu.

The Lazy Lies – The Lazy Lies. Que ‘Who’s That Sally?’ enganxa a la primera goes without saying. D’altra banda, despertar-se amb ‘Beautiful Morning’ és del millor que es pot fer. És més, hauria d’estar integrat per inèrcia a la rutina matinal de tothom. O millor encara, hauria d’esdevenir el tema per excel·lència d”El matí i la mare que el va parir’ o qualsevol altre programa de ràdio matinal que posi les piles als ciutadans del món mundial. Amb qui s’ha de parlar perquè es faci realitat? Reivindicacions a banda, aquest quintet s’han marcat un revival dels 60 amb gust, ritme i amb moments amb un punt seductor-picaró per posar-hi un toc desenfadat. I són bona gent. Què més voleu?

Medicine Voice – I and Thou.  Estructures minimalistes on la percussió hi té un paper predominant, l’àlbum debut de Medicine Voice no se sap si és una invitació a una reunió sectària o a un sacrifici d’anyell. Però aquí està.

Miss Caffeina – Detroit. Seguir fans de Miss Caffeina, Love of Lesbian i Zahara a Twitter et porta a descobrir que el chicle-pop pot evolucionar i esdevenir Detroit, que no serà àlbum de l’any però que he gaudit sense pudor, sobretot del “sol flipante para todos” en este “verano del amor”.

Paul Dempsey – Strange Loop. Aquest segon àlbum en solitari de l’australià està ple de temes que necessiten de quatre a set minuts per desenvolupar tota la història sònica que tenen per explicar, que lluny de ser el típic folk de guitarra previsible, sorprèn amb percussió i línies de piano amb un cert punt de dissonància que apareixen en els punts àlgids sense molestar.

Phantogram – Three. Conscient que la crítica els deixa de volta i mitja, em sembla un àlbum amb alguns temes molt èpics amb tocs funky sense fugir del punt mainstream que té inevitablement Phantogram. Cançons que entren a la primera sense gaire esforç. Es lo que tiene el pop. Que potser no és el seu millor àlbum? Hi estic d’acord. Però que m’agrada igualment, també és cert.

Radiohead – A Moon Shaped Pool. Para qué nos vamos a engañar, Radiohead els tenia més que oblidats, però haver-los de veure al PS va fer que m’hi tornés a enganxar. Aquest àlbum en va ser un bon reinici, ja que recupera temes que tenien per allà desperdigats i que, tots plegats, resulten en un àlbum expansiu, que envaeix l’espai sense demanar permís.

Villagers – Where Have You Been All My Life. Si t’agrada el Villagers d’abans, t’ha d’agradar aquest, perquè no és més que la regravació en pla acústic de temes anteriors però rearranjats i ordenats en el que resulta un àlbum cohesionat i que és un regal per a les oïdes.

Whitney – Light Upon The Lake. ‘No Woman’ captiva a la primera, però no s’ha deixar de banda que pertany a un disc delicat, amorós, melancòlic sense caure en la llàgrima fàcil, de talls curts però rodons i amb l’acompanyament del metall que li dóna cos i força melòdica.

William Fitzsimmons – Charleroi: Pittsburgh Volume 2 Es tracta d’un mini-àlbum de 23 mins. de durada dedicat a la vida i mort de la seva àvia on aquest cantautor nordamericà d’indie folk amb un punt de Sufjan Stevens en l’aspecte melancòlic.

  

Menció honorífica:

Bat For Lashes – The Bride. Esto de que algunos álbumes conceptuales no tinguin un tema que et facin dir ‘aquest, aquest’ és una mè. I és el que em passa amb The Bride, al que l’hi trobo a faltar un ‘Daniel’, un ‘All Your Gold’, un ‘A Wall’ o un ‘Moon and Moon’, per dir-ne uns quants.

Bon Iver – 22, A Million. No he tingut paciència per investigar en profunditat què s’ha proposat en Justin Vernon amb un àlbum que, musicalment, no es desvia massa del que ja coneixíem d’ell. Però està bé. Deixem-ho aquí.

Minor Victories – Minor Victories. Supergrup format per membres d’Editors, Mogwai i Slowdive que s’han marcat un shoegaze amb tocs d’Editors que no està malament i que escolto perquè m’agrada, però no perquè hagin de guanyar un Grammy ni dos amb aquest LP.

Mucho – Pidiendo en las Puertas del Infierno. És un fet que no puc amagar que no estic posada en el producto nacional, així que pot ser que hi hagi molts àlbums que els donin mil voltes, però els vaig descobrir aquest any i tant en directe com en àlbum tenen el seu rotllo protesta i descarat que enganxa.

Pavvla – Creatures. Doncs sí, aquesta joveneta de 19 anys ha estat present en els meus loudspeakers força vegades aquest any amb el seu pop-folk electrònic en llengua anglesa. Si us agrada Soko amb un punt d’acceleració de Russian Red i la malenconia que es gasta Lana del Rey, Pavvla bé que mereix una oportunitat.

Robbie Williams – The Heavy Entertainment Show. Si t’agrada Robbie Williams, et trobes el papa Robbie en un pop còmode, que tira de primer single amb sample arxiconegut per assegurar-se el tret, però que té temes potser no tan formulaics i que amaguen un Robbie molt més experimental, com és la col·laboració amb Rufus Wainwright a ‘Hotel Crazy’.

The Rolling Stones – Blue & Lonesome. Després de dècades de sequera creativa, no els demanis que et vinguin amb el discàs de l’any, però si blues i Rollings pot semblar de bones a primeres una combo incompatible, no ho és. Serà l’edat…

Playlist a Spotify

– Entrades relacionades:

 

Placebo fan 20 anys (Antwerp, 19/11/16)

Placebo celebren aquest 2016 vint anys de carrera amb una gira que, de moment, no passa per Barcelona. Con lo que a mí me va una fiesta y un viaje, i tractant-se d’un dels meus all-time faves, l’ocasió va tenir lloc aquest dissabte al Sportpaleis d’Antwerp (Bèlgica), amb The Joy Formidable de teloners.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aquesta seria una nit emotiva a molts nivells, començant pel principi, com no, amb un homenatge a Leonard Cohen amb la projecció del rostre del recentment desaparegut músic. Tot seguit, veuríem la versió alternativa (i amb fotogrames una mica desagradables) del vídeo del tema Every Me, Every You” Avid Cut 17/11/98 – Eyes version  -o “Every You, Every Me” si ho preferiu (long story)-, que forma part de les petites joies que els fans han pogut anar descobrint durant aquest any de celebració, mai abans publicades al seu canal de YouTube. Veure el vídeo va significar que ja es donava per interpretada, cosa que em va conduir inexorablement a un quasi “No os lo perdonaré jamás, Placebo. Jamás.”, però les 2h25′ següents de concert, conformades per 25 temes, compensarien aquesta mini-desil·lusió.

Brian Molko, Stefan Olsdal i la banda de gira (ja sense la bèstia de bateria que és Steve Forrest, snif, snif) sortirien per desgranar el concert, que tindria clarament dues parts. La primera, qualificada pel propi Brian Molko com de “melancòlica”, abastaria les 16 primeres cançons, de les que no em puc deixar de destacar, d’una banda, “Pure Morning”, “Special Needs”, “I Know” i, sobretot, “Exit Wounds”, que malgrat tenir un videoclip horrorós, és per a mi una de les millors composicions de Loud Like Love (2013), l’últim llarga durada de la banda. Una llàstima, però, que la realització de càmeres no posés en primer pla Brian Molko en els moments més dramàtics d’aquestes. Val a dir també que “Jesus’ Son“, la cançó publicada aquest any per celebrar els 20 anys va passar bastant desangelada. D’altra banda, evidentment, no puc deixar d’esmentar el més que sentit homenatge a David Bowie, per al qui havien fet de teloners en el seus inicis i amb el qui els unia una gran amistat. L’homenatge va tenir lloc amb  “Without You I’m Nothing” per estendard, tema que, amb aquestes publicacions de rareses pel seu 20è aniversari, vam poder-ne descobrir justament el dia després de la seva defunció una versió a duo amb el propi David Bowie backstage. Com era d’esperar, el públic va respondre amb una standing ovation sincera, de més de dos minuts*, tant com la de l’homenatge de Placebo a Bowie amb la carta que li van dedicar per les xarxes socials (y no como la de otros que se apuntaron al carro aprovechando la ocasión).

Havent dedicat el concert a totes les ladies and gentlemen and those in-between, molt d’acord amb l’ambivalència que sempre ha desprès Brian Molko, començaria la birthday party pròpiament dita. Una festa d’aniversari en què, amb el permís del mestre de cerimònies (que más allá de los Pirineos la gente de concierto en gradas no se levanta sin permiso), un s’ha d’aixecar a ballar i, com en el meu cas, darlo todo como si no hubiera mañana. Arrencaria aquesta secció la frenètica “For What It’s Worth”, seguida de “Slave To The Wage”, i el frenesí arribaria in crescendo amb “Special K”, “Song To Say Goodbye” i, evidentment, “The Bitter End”, on no vaig poder evitar recordar, novament, les versionaques de la mà de Steve Forrest. Els primers bisos els tancava un “Infra-Red” que vaig sentir ple, amb moltíssim cos, com mai, ni a Barna, en un concert el subidón del qual em va durar dos dies.

Per mi, faltaven dos temes, “Every Me, Every You” i una d’aquelles excepcions, al meu veure, en què la versió supera l’original: “Running Up That Hill (A Deal With God)” (original de Kate Bush) gràcies a l’eradicació d’elements pop i inclusió de sons electrònics intermitents. M’imaginava que em quedaria sense la primera, com he dit abans, però just quan estava a punt d’exclamar indignada un segon “Que no toquéis ‘Running Up That Hill’ no os lo perdonaré jamás, Placebo. Jamás.”, ahí sonó, y con ella, mi última catarsis extasíaca de la noche y el correspondiente baño de masas de Brian Molko y Stefan Olsdal.

Aquesta no era pas la primera vegada que veia Placebo, tot i que sí la primera que veia en persona a Brian Molko amb implants capil·lars, que quan me’l vaig trobar el 2012 al Pg. de Gràcia li vaig veure la coroneta…! De totes maneres, però, en guardaré igual de bon record que quan els vaig veure a Razz, sense la meitat de parafernàlia, en un concert que, havent tingut lloc en el meu annus horribilis health wise i amb el subidón que em va provocar, em costarà oblidar. Now, si es decideixen a passar per Barcelona, és probable que ho facin novament pel Razz, ja que aquí no tenen ni la meitat d’anomenada que al nord-est d’Europa. Al Razz hi arriba el metro, té bona acústica, se’ls veu d’a la vora… y yo repetiría lo que hiciera falta. Si algú s’hi vol apuntar, considereu-ho la meva birthday party.

Galeria d’imatges.

*actualitzat 24/11/16

Coldplay y la alegría multicolor de ‘A Head Full of Dreams’

Coldplay convierte indiscutiblemente el Estadi Olímpic en una gran fiesta multitudinaria, vitalista y multicolor.

coldplay a head

Una última vuelta de tuerca al tour de Mylo Xyloto. Así podríamos definir la gira A Head Full of Dreams, que trajo el último y controvertido álbum de Coldplay e hizo vibrar a todo el Estadi Olímpic Lluís Companys (y, según varios pajaritos, también a parte del Poble Sec y el Raval) durante la noche del jueves y del viernes durante dos horas.

Esta era ya la tercera vez que veía a los británicos (las anteriores fueron para el X&Y en el Sant Jordi y para el Mylo Xyloto en el Calderón tras incomprensiblemente – o no, ya que estaba en plena tesis y vivía en un mundo paralelo –  perderme el de Viva la Vida or Death and All His Friends, en el Olímpic en el 2009), por lo que mis expectativas fundadas eran altas en algunos aspectos y no tan optimistas en otros. Además, empecé mal el día en relación al concierto: unos cambios de última hora hicieron que mi ilusión por el evento bajara a menos mil y el retraso en la coordinación en la hora de entrada hizo que todo lo que viera fuera a través de pantalla. Nota para futuros acompañantes: Mª del Mar, aquí la moi, es a) de máximo segunda gradería; b) de primeras filas aunque haga falta hacer cola durante horas; c) de ultimísima fila, en que el ángulo y distancia respecto de las cabezas de delante te permite verlo todo. Cualquier otra opción que contemple sucedáneos o medias tintas queda directamente descartada. Vaya por delante también que asistí al concierto del jueves y que fuentes fiables me han confirmado que el del viernes estuvo mejor en cuestión de calidad sonora.

A lo que iba, pues. Las expectativas de grado medio, partiendo de la experiencia previa, se debían, precisamente, a Chris Martin: un gran líder de banda, sin duda, pero con una voz que no es nada del otro jueves aunque por fin haya aprendido que no por mucho estirar el cuello se llega a las notas altas. Líder que no es la primera vez ni la última que para un tema en medio de un concierto porque no sabe por dónde va (efectivamente, volvió a pasar). Las altas: el espectáculo en sí, pues Coldplay han ido in crescendo en ese aspecto (exceptuando la mini-gira del paréntesis de “¡Ah, qué lamentosos son los efectos del pasado en el presente y del amor incondicional!” que se gastaban en el mini-tour con Ghost Stories, publicado en 2014), convirtiéndose así en una banda capaz de hacer vibrar un estadio lleno hasta la bandera como es el Olímpic en masa, al unísono, cantando y bailando como si no hubiera mañana tal que fiesta de la alegría y la felicidad, ah ah ah ah. Todo ello, gracias a cuatro elementos clave: 1) unos temas cada vez más y más bailables, aunque no por ello de mejor calidad que los anteriores o que sus paralelos en otras bandas actuales, ni mucho menos; 2) la disposición del escenario en varias unidades con su correspondiente pasarela; 3) un espectáculo lumínico y audiovisual que quita el hipo; y 4) la interactividad -que no tanto interacción por mucho castellano que hablara Martin (Gwyneth Paltrow hizo los deberes como tícher) – a través de las pulseras lumínicas y sonoras, recurso ya utilizado por la banda anteriormente.

coldplay visuals

Efectivamente, esta es la gira de A Head Full of Dreams (2015), ese álbum en que cualquier rastro del Coldplay de Parachutes (2000), A Rush of Blood to the Head (2002) y X&Y  (2005) desaparece casi que por completo para hacer que Coldplay se convierta en un grupo con temas pop ultrapegadizos, de estructura predecible y muchísima más producción que en obras anteriores. Producción que se trasladaría en música enlatada para el directo, pues cuatro músicos en el escenario dan para lo que dan. Para los más puristas y fervientes defensores de los primeros álbumes de Coldplay, este último álbum es un truño de álbum regularcín pero que, escuchados todos los álbumes de la banda en conjunto (sí, es a lo que me he dedicado hoy antes de ponerme a escribir esto), se explica como una evolución lógica aunque no por ello completamente sensata. Hasta que lo vives en directo y aprehendes que veinte años de carrera dan para mucho cambio, colaboraciones y adaptación a los tiempos incluidas. Asimilas también que si tu objetivo es darle de comer a tus hijos y a los de la gente que trabaja para ti manteniendo o superando el listón conseguido en giras anteriores, tienes que llenar estadios manteniéndote atractivo para un público que abarque tanto a tus fans de siempre como a los nuevos jóvenes. Y en ese contexto, el pop que han ido incorporando Coldplay progresivamente o cualquier variante rock is the way to go. Me pregunto si Coldplay hubieran sido capaces de llenar un Estadi Olímpic dos noches seguidas con 7 álbumes del estilo de sus dos primeros sin que decayera el ritmo. Y me aventuro y oso decir que la respuesta es un no rotundo. Además, Coldplay se presentan en este tour con un set list orquestado de manera tal que no da lugar a ningún bajón aun tocando, a petición del público ‘Don’t Panic‘ o ‘Trouble, ambas de Parachutes (ains, que tendría que haber ido el viernes para esta joyita)… hasta que la banda se tiene que trasladar a otro mini-escenario y se produce el silencio en uno de los traslados. ¡Craso error! No obstante, y de aquí también el éxito de las plataformas, los miembros de Coldplay se mostraron unidos y cercanos al público en estas plataformas, aunque no tanto en el escenario, de grandes dimensiones pero que veía a Will Champion, Jonny Buckland, al guapérrimo de Guy Berryman y a Chris Martin cuando no le daba por la vena saltimbanqui-planeador, apelotonados, y casi estáticos, a lo que ya nos tienen acostumbrados. Salvo estos menos y el sonido amortiguado de las primeras frases musicales que sonaron el jueves y que me encogieron el estómago temiendo su eternización o la repetición de lo ocurrido en el Estadi también en 2008, el ritmo no decayó.

guy berryman + other members

Y vayamos al set list, que cubrió casi todas mis necesidades básicas aunque echara de menos ‘Politik‘, ‘Lovers in Japan‘ y ‘Talk‘ o ‘Square One‘, comprendiendo y asumiendo dócilmente que el tiempo es el que es (aunque Bruce Springsteen y Damon Albarn superen las tres horas de show, ehem). Y es que me doy con un canto en los dientes de poder haber escuchado ‘The Scientist‘, ‘Magic‘ (aunque un pelín vacía), la simplona pero dulce ‘Ink‘, por supuesto ‘Charlie Brown‘ (que compensa la ausencia de ‘Lovers in Japan’), un remix de ‘Paradise‘ vía DJ Tiësto durante la que esperabas que en cualquier momento te saliera David Guetta pegando saltos por ahí y un snippet de la BonIveriana (aunque desconcertante por tratarse de Coldplay) ‘Midnight‘, que me encrespó los pelos. Me sobró, no obstante –  y no me peguéis- , ‘Heroes’ como tardío homenaje a Bowie.

Soy de las que, por más que lo intente no le encuentro la gracia al álbum A Head Full of Dreams dada su previsibilidad y, en algunos momentos, impostada frescura, por lo que no voy a celebrar sus virtudes aunque tampoco condenar que cayeran los singles, como era de esperar. Precisamente por eso, porque es del tour del que estamos hablando. Es más, diré que fueron indudablemente una pieza clave más (¿la que más?) para que fuera posible el jolgorio vivido en el Estadi por más de 50.000 personas en cada una de esas dos fechas. Abría el concierto el tema que da nombre al álbum y que aboga por tener sueños en la vida, un tema olvidable musicalmente pero que ya ponía las bases de la noche. Exceptuando  la lenta ‘Everglow‘, los demás cortes de A Head… (‘Hymn For The Weekend, la oldish-discotequera Adventure of a Lifetime con palmas espontáneas asincopadas del público y coreografía grupal, la calvinharrisiana ‘A Sky Full of Dreams‘- qué jolgorio, qué alboroto, otro perrito piloto- y el cierre con ‘Up & Up‘ como cierre a modo cool down pero no por ello menos edificante, optimista e inspiradora, no hicieron más que levantar a las masas e inyectarles una energía gravitatoria sin par. No obstante, sí que me voy a lamentar de que eso implicara también añadirle unos graves rarunos a ‘Clocks‘ que hicieron que las campanas relojiles no brillaran como las veces anteriores (¿debido también a las dimensiones del Estadi?) y un zumbido también raruno unido a una base rítmica hotchippera en ‘Fix You‘ que hizo que perdiera la esencia de la original aunque mantuviera la tan mítica carrera de Martin a lo largo de la pasarela. Me remito también a mis fuentes fiables para decir que el viernes estos dos temas recuperaron parte de su forma original.

Volviendo a los elementos clave, en cierto modo inseparables, destaco lo que da la forma y el hilo argumental a todo el espectáculo, independientemente del álbum de procedencia del tema que se esté interpretando: los visuales. El elemento que muestra ese pequeño a la vez que gran paso respecto del Mylo Xyloto, en que ya teníamos un piano “manchado” con pintura de colores que ahora da paso a un piano decorado a conciencia, la misma conciencia del diseño de vestuario y de las múltiples mandalas que se sucedían sin parar así como los diseños en 3D, los brillos y resplandores y los paisajes que quitaban la respiración. Más de un ‘ooooooooh’ al unísono se oyó ante la espectacularidad y vitalidad de los visuales que, sin duda, contribuyeron, junto a los confetis repetidos, a que incluso los temas de A Head Full of Dreams sonaran a grandes himnos (sin necesariamente serlo). Sin duda, el objetivo de Coldplay era que su público lo pasara en grande y lo lograron, puesto que, aunque su último álbum no te guste especialmente, es imposible no vivirlo al máximo en tal contexto, imaginándote estar bailando cual turista en una fiesta en la playa vestida de blanco, con falda corta vaporosa, ya sea con sandalias, ya sea descalza, y ataviada con collares de cuentas y plumas o, en su defecto, pulseras y pulseras de piel marrón trenzadas. Contribuían también a tales ‘ooooooh’, las luces y sonidos que portaban los asistentes en la pulsera distribuida en la entrada (y que se supone que es de Huelva), un recurso ya conocido por sus fans pero no por ello menos efectivo ni aburrido. Destaco también especialmente el juego de la cámara aérea de plano picado que creaba un juego fascinante con los filtros lumínicos a capas que se convertían en el falso suelo cambiante de los escenarios secundarios.

plano picado coldplay - copia

Puedo decir alto y claro que el tour A Head Full of Dreams salva el álbum y muestra fielmente la evolución, que no involución en sentido peyorativo, de Coldplay, adaptándose (¿a la vez que vendiéndose?) a las tendencias del mercado mainstream. Más allá del giro de tuerca experimentado desde el Viva la Vida y el Mylo Xyloto, cuando se le ha preguntado recientemente a Chris Martin ‘What’s next?’ ante sus declaraciones acerca de que A Head Full of Dreams suponía un punto y aparte para Coldplay, rumbo a un nuevo destino para la banda, su respuesta ha sido que harían un álbum de flamenco cantado en holandés, obviamente bromeando. Seguir en la misma línea de A Head… probablemente les crearía más detractores aún, algo a lo que no se pueden arriesgar. No obstante, viendo cómo han logrado conjugar con éxito su carrera en dos horas de concierto, me decantaría por un retorno al X&Y o al Viva la Vida o instalarme en un Mylo Xyloto que logre llenar estadios igualmente y haga vibrar y latir corazones a miles y miles de personas como pocas veces ocurre en tales eventos. Aunque, por mí, ojalá tiraran por lo experimental BonIveriano de lo que nos dieron muestra en ‘Midnight’ con toques electro, la fiesta estaría asegurada también. Sea como sea, Coldplay se confirman como una banda de estadios de manual, que se acompaña con un diseño visual espectacular y una gran maestría en el terreno interactivo/millennial acorde con su estadio generacional.

Galería de imágenes.

*De telonera vi un trozo de la actuación de Lianne La Havas, que tendré que investigar…

Muy fan y mucho fan (del manager) de Kanye West

Quien dice manager, dice el propio Kanye West o quien sea que orqueste sus movimientos en los medios de comunicación. Pero reitero: el efecto mediático creado por (el manager de) Kanye West es muy bueno y mucho bueno. Tanto, que me uno a las miles y miles de personas que han escrito sobre él en la red en los últimos años y que están que hierven ahora mismo con una línea de su última canción en que dice tener ganas aún de zumbarse a Taylor Swift. Sí, he caído, y les apunto otro gallifante. Si es que son la h*stia en vinagre. Además, cada vez que se produce un happening de/por dicho personaje, leer los comentarios que se generan al respecto es un festival del humor.

mj meme

Y me apuesto lo que sea que su equipo, y quién sabe si él también, hacen lo mismo que yo, sobre todo viendo el resultado:

kw trending

Vaya por delante que yo, de Kanye West, lo que se dice mucho, no sé, así que no pretendo ser ni mucho menos exhaustiva. Por otra parte, así, a bote pronto, sólo me viene el título de dos canciones de él a la cabeza (dejando las colaboraciones de lado), canciones que me han gustado desde que salieron, y que seguramente no sean ni las mejores, pues en su momento no me molesté ni en hurgar más en su carrera. Sin embargo, aquí me hallo, dedicándole un par de horas de mi preciado tiempo escribiendo esto y escuchando su discografía completa para poder comprobar que, efectivamente, no todas las decenas de premios que ha ganado se las han regalado por llamarse Kanye West y que, por tanto, terrible no es a menos que se lo proponga (more on this later). Los temas, ya que estamos, son ‘Love Lockdown‘…


…y , cómo no, ‘Stronger‘, con el sample archiconocido de Daft Punk:

Tras casi 20 años de carrera, Kanye West ha publicado 7 álbumes (el último a punto de salir), ha hecho de productor de no sé cuántos artistas, es emprendedor, diseñador de moda (?!) y está casado con otro personaje como es Kim Kardashian, también con miles y miles de fans sobre todo en Yankeeland (¡dónde si no!).

Pero esta fama no se crea de la noche a la mañana. Se la ha trabajado, y con esmero, empezando por entrevistas tan profundas y a la vez histriónicas como ésta, que ves (porque se tiene que ver, no sólo escuchar) y piensas: o está peor que un cencerro o, ciertamente, es Dios. Incluso se ha autodefinido como “Shakespeare in the flesh“. Olé tú, olé tú. Además, es omnipresente en los medios por controversias tales como, por ejemplo, defender públicamente a Bill Cosby de los casos de abusos sexuales del que ha sido acusado (?!). Se cargó también deliberadamente (?!) la inmaculadamente concebida ‘Bohemian Rhapsody‘ de Queen en Glastonbury, festival en el que no era bien recibido y contra su participación en el cual se creó una petición en change.org (más ruido) para vetar su participación por el simple hecho de ser el personaje quien es y de ser un hip-hopero, no un rockero. Tras la muerte de David Bowie, amenazó con publicar un álbum tributo al mismo (¿por qué no hacerlo antes si tanto lo admiras? – ruido mediático, of course). Evidentemente, se regodea metiéndose repetidamente con otra sempiternamente omnipresente en los media como es Taylor Swift, a la que boicoteó en los Grammy (notición y sacudida mediática) y tras lo cual se disculpó (notición again y sacudida mediática otra vez). Se llega a meter con, qué sé yo, Sara Bareilles, y nadie le hace ni caso, pero no, escogió (o le escogieron) a Taylor Swift.

Y a todo esto, en que poco me he referido a muestras suyas de talento como artista, ¿por qué me autoproclamo muy fan de su circo? Pues por una razón: porque se carga todos los estudios sobre técnicas de persuasión para triunfar en el mercado de una sentada y, no obstante, es el p*to amo de los medios. Me explico: nos gusta que nos regalen los oídos, nos gusta que nos persuadan, que nos conquisten, que nos hagan caer rendidos a los pies de, pero tampoco somos tontos. Y cuando somos lo suficientemente maduros para ver que nos engañan, toda esa fachada se derrumba. Por ejemplo, yo nunca me he llegado a tragar que Taylor Swift sea tan perfecta como la pintan y por eso no puedo con ella. Vomitivo, como tantos otros, su gesto de ir casa por casa de los fans a entregarles Christmas presents y colgarlo en la red. Si lo haces porque te sale de dentro, no tienes necesidad alguna de publicarlo y colgarte así la medalla. #sorrynotsorry. Sin embargo, miles y miles de personas sí se lo tragan, y ahí la tienes, omnipresente también. En cambio, Kanye West es uno de los pocos casos (¿el único?) que se muestra ante la prensa como el antagonista de la perfección mediática y artística y ahí lo tienes, de tre(me)nding topic aprovechando el momento día sí y día también. Olé sus webs. Webs que son tan grandes y hermosos que se puede permitir el lujo de colgar una canción en Soundcloud con un error, borrarla (crear ruido mediático de paso), y volverla a colgar. O de vestir su último álbum con esta portada terrorífica.

kanye-life-of-pablo-art

O de crear este vídeo maravilloso-maravilloso para ‘Bound 2‘, que peor no se puede hacer aposta, porque digo yo que lo hizo así, adrede, ¿no? Está tan mal hecho que es de museo. Si no, que me expliquen las cutre-superposiciones de planos, la continua discontinuidad (¡ja!) y el cambio repentino de la dirección del aire apreciable en la melena al viento de la Kardashian, todo esto teniendo la millonada que tiene para crear vídeos musicales de infarto. Lo que me llegué a reír con él (y me sigo riendo) y con la parodia de James Franco y Seth Rogen no tiene ni nombre:

Vaya, justo publico esto y me retiran el vídeo. Andevé.

Y es por todo lo dicho y por todo lo que está por venir, y viendo que tras un F5 Kanye-Shakespeare-West sigue de trending topic, que me voy al Mercadona a por más palomitas, que hay circo mediático para rato. Yeehaaaaaaa.

Bowie’s ‘Space Oddity’ for reported speech practice

If you, dear reader, know me well, or even if any of my students ever read this, you will all nod when I say that I’m a walking jukebox. Yep, my everyday speech is full of random quotes from lyrics, and in class, uff, that randomness increases exponentially. I just can’t help it. Actually, the reason why I started studying English by myself was because I wanted to be able to sing along to the songs that I listened to on the radio. Inevitably, this means that, whenever I can, I also play songs in class or use quotes from songs to explain grammar. Not to mention the wink-wink links I insert in my forum messages or in my happy-living good-weekend wishes. Below, a selection from the latest wink-winks I sent during this academic year on the virtual campus featuring The Weeknd‘s ‘I Can’t Feel My Face‘, Deep Dish‘s ‘Say Hello‘, Depeche Mode‘s ‘Enjoy The Silence‘ and The Young Rascals‘ ‘Groovin’‘, to showcase a few.

 

weekend

Of course, when I’m given the freedom to leave the textbook aside, I also use real song materials to practice full grammar topics. That’s what I did when I realized that David Bowie‘s ‘Space Oddity‘ was a full dialogue from beginning to end; containing examples of statements, questions and commands; with a coherent storyline as well; from which I could also exploit the double meanings of ‘tin can’, the ‘blue planet’, the ‘whose shirt you wear’, ‘the stars look(ing) different’…. Of course, whenever I use this activity, I take advantage of the situation to infuse some good intravenous injection to my students of what David Bowie means for the history of (sometimes not so popular music and his collabs with some of my fave artists, including Queen and Placebo, among many, many, many, many, many others. So, here, my ridiculously tiny homage to the great star that was is David Bowie.

RIP