Depeche Mode presenten Spirit al Stadion Letzigrund

Quan una arriba a l’edat en què tenir fills està a l’ordre del dia, els plans d’anar a veure Depeche Mode a Zürich amb una teva amiga que ja ha estat partner in crime anteriorment i que per aquelles coses de la vida viu a prop de Bern, poden canviar lleugerament i convertir-se en un cap de setmana de relax en família amb un concert que apareix per allà al mig com un bolet. Així doncs, diumenge passat em trobava entre panyals, gelats i passejades amb balloons a Luzern i Bern i un concert de rock electrònic d’un trio que, també per aquelles coses de la vida, es troben en el meu top 10 d’all-time faves.

Anar a un concert fora d’Espanya és sempre una experiència en si per les regulacions i costums del país d’acollida. Així doncs, malgrat tenir seient, una servidora es plantava al Stadion Letzigrund a quarts de sis, amb una solana de justícia, per veure els teloners, que començaven, sobre el paper, a les 19h i, de facto, a les 18:55. Aquí els rellotges de precisió suïssa van fallar una miqueta. Tot això no sense abans posar-me els taps de silicona de rigor propis, tot i que, de no portar-ne, a l’entrada en tenia de disponibles, cortesia dels organitzadors. Una que és cauta es va reservar hotel a la vora de l’estadi, no fos cas que em quedés sense transport públic per les aglomeracions en un lloc poc familiar i sense dades al mòbil. No hagués calgut, però, perquè a les pantalles informatives de l’estadi apareixien també totes les combinacions possibles de transport, amb plànols a parades i combinacions de transbordament diverses. Això és Suïssa, senyors meus.

Algiers, els teloners en aquesta ocasió, em van flipar al Primavera Sound de l’any passat i per això celebrava tornar-los a veure. Aquest cop, però, no sé si per la solanera que ens obligava a tots a posar-nos la bossa de visera malgrat portar ulleres de sol, potser pel fet que malgrat tenir una audiència nombrosa la reacció d’aquesta era de ni fred ni calor (és que ni amb aquest tros de tema que és ‘The Underside of Power‘!!!), em van deixar bastant indiferent durant els primers temes.  No obstant això, a mesura que avançava el seu set de 40 minuts ben bons, vaig entendre (i crec que la resta d’assistents també) el seu maridatge amb Depeche Mode,  amb temes més obscurs, electrònics i foscos.

A les 20:15, ara sí puntualíssims, Depeche Mode apareixia davant del públic del Letzigrund Stadion, la majoria del qual concentrat a pista, amb unes xifres que crec que difícilment serien permeses aquí a Queterunya. Encara amb un sol justicier fins al setè tema, cosa que afegia un punt de psicodèlia a la situació, s’engegava el concert amb dos temes pre-gravats, ‘Revolution’ de The Beatles, fent referència al tema central de l’àlbum més recent dels d’Essex, Spirit, on es valen d’una crítica ferotge a la societat de l’evolució tecnològica i la involució patent en el conformisme davant de les injustícies (‘Where’s the revolution?‘ resaria el 12è tema del vespre/nit).

depeche mode letzigrund stadion.JPG

Depeche Mode poden ser tres, però està clar que l’estrella de la nit, descarat, divertit, bromista, xulesc, amb el permís puntual de Martin Gore, ha estat sempre, és i serà Dave Gahan, amb tres canvis de vestuari, sus movimientos femenino-sepsis i la seva transformació facial progressiva en una barreja de Johnny Hallyday, Freddie Mercury i Antonio Banderas, con su barba de dos días ya de color de Santa Claus. Que als seus 55 anys segueix brillant dalt de l’escenari (amb pauses per a recuperació física ben estudiades) és inqüestionable, i que per això està també Martin Gore que, aquest cop sí, malgrat tenir el seu moment unplugged, ens va regalar ‘A Question of Lust’ i ‘Home’ en plena esplendor electrònica. Yassssssssssssss! El que no va brillar de cara a la galeria, m’atreviria dir que per no voler, i pel simple fet que diria que només va aparèixer en pantalla en directe tres vegades comptades (una, dues i tres), és Andy Fletcher. Hi ha estrelles i estrelles. Acceptable i comprensible.

Parlant de pantalles, els elements visuals d’aquesta gira no són res de l’altre dijous i, I’m sorry, però és més que previsible que enfoquin els ulls del prota en dir ‘In my eyes’ o que el vídeo projectat per a ‘In Your Room’ tingui lloc on? Ecco! Tronat, molt tronat. Per no esmentar l’excés de reverberació en alguns punts. Ja no es porta. Nope. Potser al públic, de mitjana d’edat de 45 (me sentí más joven todavía), els mola, però algú els ha de dir al tècnic de so que porten que se n’estigui una mica. Gràcies.

Els temes de Spirit (2017) van ser ben rebuts, a l’igual que els de Sounds Of The Universe (2008), amb un ‘Wrong’ amb un rotllo hip-hopper sorprenent, i Playing The Angel (2005). Ho dic simplement per callar les boques d’aquells que professen que Depeche Mode es van acabar amb Ultra (1997). Significatiu és, però, que no incloguessin ni un sol tema de Delta Machine (2012) en el set list.

Està clar, però, que no podien deixar de banda ELS temes que MAI no poden faltar dels treballs anteriors (amb el regalàs, aquest cop, de Stripped) i que van fer vibrar el Letzigrund Stadion com era de preveure (malgrat, per mi, la relliscada d’incloure la versió de ‘Heroes de David Bowie… ja no toca). Són aquests, juntament amb una inclusió sorprenent (‘Somebody’ del Some Great Reward, 1984) els que ens van confirmar per què Depeche Mode són qui són i han arribat allà on són, amb gairebé 40 anys de carrera a l’esquena (i puntualitat suïssa en acabar a les 22:30).

 

Veure galeria d’imatges.

 

Advertisements

Bowie’s ‘Space Oddity’ for reported speech practice

If you, dear reader, know me well, or even if any of my students ever read this, you will all nod when I say that I’m a walking jukebox. Yep, my everyday speech is full of random quotes from lyrics, and in class, uff, that randomness increases exponentially. I just can’t help it. Actually, the reason why I started studying English by myself was because I wanted to be able to sing along to the songs that I listened to on the radio. Inevitably, this means that, whenever I can, I also play songs in class or use quotes from songs to explain grammar. Not to mention the wink-wink links I insert in my forum messages or in my happy-living good-weekend wishes. Below, a selection from the latest wink-winks I sent during this academic year on the virtual campus featuring The Weeknd‘s ‘I Can’t Feel My Face‘, Deep Dish‘s ‘Say Hello‘, Depeche Mode‘s ‘Enjoy The Silence‘ and The Young Rascals‘ ‘Groovin’‘, to showcase a few.

 

weekend

Of course, when I’m given the freedom to leave the textbook aside, I also use real song materials to practice full grammar topics. That’s what I did when I realized that David Bowie‘s ‘Space Oddity‘ was a full dialogue from beginning to end; containing examples of statements, questions and commands; with a coherent storyline as well; from which I could also exploit the double meanings of ‘tin can’, the ‘blue planet’, the ‘whose shirt you wear’, ‘the stars look(ing) different’…. Of course, whenever I use this activity, I take advantage of the situation to infuse some good intravenous injection to my students of what David Bowie means for the history of (sometimes not so popular music and his collabs with some of my fave artists, including Queen and Placebo, among many, many, many, many, many others. So, here, my ridiculously tiny homage to the great star that was is David Bowie.

RIP

¿Qué tal un Tocata para 2016?

Leía esta mañana asintiendo párrafo a párrafo este artículo de Fernando Navarro para El País cuya tesis es que en la televisión pública española no existen programas televisivos, ni de calidad ni sin ella, que popularicen (aún más) la música pop.

La televisión pública española optó por “Nochevieja a Cachitos 2015” para amenizar la Nochevieja, programa que fue hasta trending topic y apreciado incluso por periodistas como Àngels Barceló, que destacaba el gran trabajo humorístico del rotulador del programa.

barcelo

Anécdotas aparte, estoy totalmente de acuerdo con el autor en que no sólo de nostalgia vive el ser humano. Que para una Nochevieja y un programa semanal, tiene su gracia, pero lamentablemente tenemos un vacío monumental en televisión en cuanto al tratamiento de las novedades musicales se refiere. Que sí, que existen canales de vídeos musicales como el de RAC 105; que si tienes acceso al canal Sundance, muy de vez en cuando te encuentras alguna perla (entre películas que no sirven ni para tener de fondo en una siesta de domingo); que sin comerlo ni beberlo, el día 1 de enero por la mañana echaron el U2 Innocence + Experience Live in Paris en Canal Plus que enganché de pura potra, pero…  ¿Dónde está la regularidad? ¿Dónde está la coherencia? ¿Dónde está la planificación? ¿Dónde está esa agenda semanal de programa(s) como Rockopop que, como antaño, veía un sábado por la tarde sentada en el suelo del comedor mientras mi madre planchaba? ¿Dónde está ese Tocata de después de Barrio Sésamo? ¿O era antes? ¡Hace tanto que ya ni me acuerdo! ¿Dónde está Wally? Por no hablar ya de MTV, que lo que más me causa en verla es vergüenza ajena, y no hablo de los programas de adolescentes de dudosa ética, sino de las galas de premios con playbacks terroríficos, en que incluso ciertos premios se otorgan gracias (?!) al poder de las masas fandómicas que habitan en las redes.

Y ahí es dónde me vuelvo a referir a ese gran universo maravilloso que es Internet para poder estar al día de las novedades musicales. Parece que la televisión vive anclada en el pasado musicalmente. O ni eso, pues no llegamos ni a tener una ínfima parte de los programas que en su momento hicieron que, de niña, pudiera ponerle cara y movimiento caderil a mi querido del alma Dave Gahan (¡grande Tocata!).

Y digo Internet, y no la radio, porque lamentablemente también, en la radio comercial, los programas de los Top 40, Top 100 o 3×2 machacan sin cesar la misma música escogida por vete a saber quién con fines comerciales y una vez ya has agotado (o enamorado a base de insistir) al oyente con el single X del grupo Y, nada más se supo de dicho artista. ¿Dónde están las entrevistas en profundidad con los cantantes y compositores? ¿Dónde están los estudios de tendencias comparativas con otros países? ¿Dónde está la promoción de grupos emergentes? ¿Dónde está Wally? ¿Dónde?

Así pues, si realmente quieres estar al día de lo que se cuece en el panorama musical actual – y no hablo ya sólo de pop, no te queda más remedio que navegar por el océano incierto que es Internet. No sin sus menos: como océano que es (y creciendo cada día más con el cambio climático – chiste malo, no, lo siguiente – I know), Internet está lleno de un número infinito de moluscos, por lo que a menos que des con la gran fortuna de encontrarte con music curators cuyos gustos musicales coincidan más o menos con los tuyos (como es mi caso, thank God!), encontrar perlas te va a costar Dios y ayuda. No obstante, ser music curator no es para nada fácil tampoco: suscríbete a los RSS de revistas musicales (alternativas o no) en línea, déjate sorprender por la mágica aleatoriedad de Soundcloud o Bandcamp, date una vuelta por el canal de YouTube de KEXP o BBC1, escucha ese programa de radio en línea de música rara innovadora como puede ser el Something More de Tim Shiel… Pues para machaque, no tienes más que poner la radio de turno et voilà. Eso sí, una vez estás seguro de haber encontrado LA perla, no te olvides de compartirla y quizás algún día ese artista desconocido, en un muuuuundoooo ideaaaaaaaaaaal, llegará a formar parte del collar musical de alguien. Wishful thinking.

Así pues, puesto que las utopías mejor dejarlas de lado, desde aquí le pido al año nuevo que nos traiga ese programa televisivo público que nos sirva de escaparate de la música pop actual. Ya no digo ni indie, ni rarezas, pero sí con un mínimo de rigor y calidad. La cuestión es empezar. Otra vez.

Editors no dejan a nadie indiferente – Razzmatazz 16/11/15

Habiéndome empapado durante el último mes de la vida y milagros de Editors (por qué no lo hice antes, I don’t know), me uní a la celebración del 15º aniversario de la sala Razzmatazz este lunes asistiendo a un fabuloso concierto de la mano de los ingleses liderados por Tom Smith. Mariposas en el estómago la semana anterior. Mariposas en el estómago la mañana del lunes. Mariposas en el estómago esperando en la cola. Las mismas mariposas que sentí antes de ver a Placebo por primera vez.  Y eso podía ser o bueno o muy bueno.

A pesar de tener presentes aún los ataques terroristas del viernes anterior en París, uno de ellos en la sala de conciertos Bataclan, y pensar que un día de estos la daga de la muerte podía hacer acto de presencia en cualquier sala barcelonesa, entré dispuesta a disfrutar de la emoción de poder ver a los cada vez más depechemodeizados Editors. Tal es así que las últimas setlists me hacían intuir que se avecinaba un concierto en que la sombra del estilo musical de uno de mis grupos favoritos de siempre, Depeche Mode, estaría muy presente en la defensa del recientemente publicado In Dreamálbum del que interpretaron siete de los diez temas, como aquel que dice, recién salidos del horno. Eso sí, se trató de una defensa aderezada con las dosis adecuadas de las piezas clave de su discografía anterior, más rockera, con menos peso de sintetizadores, echando mano, sobre todo, de The Weight Of Your Love. Mi intuición iba bien encaminada, como también parece ir la evolución en el estilo de la banda de Birmingham.

Tras la aparición destacable de The Twilight Sad, teloneros que actuaron con una iluminación bastante pobre (o que se lo pregunten a los sufridores fotógrafos acreditados) pero que no restó intensidad a la actuación, la solemne a la par que delicada “No Harm“, primer tema de In Dream, daba el único pistoletazo de salida que, afortunadamente, se oyó durante la velada. Un inicio solemne con un Tom Smith introspectivo, acompañado de sus soldados que se enfrentaban a hora y cincuenta minutos de duelo con setlist exquisitamente seleccionado.

P1080013
Tom Smith. Grande. 

Tema tras tema, asistimos a una ejecución vocal impecable de Tom Smith, sin necesidad de desgañitarse, centrándose en la correcta proyección vocal, y del teclista, guitarrista secundario a la vez que destacable corista Elliott Williams. La máquina de precisión que es Editors cautivó al público sin ningún atisbo de duda, echando mano de todo el armamento propio que tienen digno de ser exhibido en un concierto. Fue este un concierto estudiado al detalle, con temazo tras temazo, sin ningún relleno, y en que los temas de siempre sonaron frescos y electrizantes. Como colofón de la noche, unos bises fiesteros con “Ocean Of Night” y “Papillon“, muy New Order ella, y el irónico toque bélico en la letra aunque tremendamente ceremonial en lo musical de Marching Orders“.

Destaco de esta actuación y otras de la banda cómo funciona su maquinaria de conjunto, en que el peso de buscar una respuesta físico-vocal de parte del público recae, sobre todo, en el lenguaje no verbal del multiinstrumentista Elliott Williams, del batería Ed Lay y del bajista Russell Leetch y, en menor medida del primer guitarrista (en esta ocasión, sustituto por reciente paternidad del oficial), cosa que permite que Tom se centre en proyectar la voz y ejecutar las melodías con precisión milimétrica mientras que Elliott Williams demuestra ser el jack-of-all-trades que, sobre todo con sus coros, provee los temas de un cuerpo envolvente sorprendente. No os dejéis engañar por cómo suenan sus aportaciones vocales en algún vídeo de estos que corren por YouTube en que su apoyo vocal puede llegar a rayar lo molesto.

P1080243
Mucho ojito con Elliott. 

Si de algo tengo que mostrar mi insatisfacción de este concierto es de la escasez de “fuegos artificiales” en la iluminación o de alguna pantalla colorista, que – aunque prescindibles – le dan el toque final que todo concierto de rock necesita. Entre poner las discretas barras de iluminación situadas al fondo y no poder nada, casi que me quedo con el estilo scandi minimalista. No obstante, la contención en el despliegue erótico-festivo de su puesta en escena es lo que hace posible que Editors siga siendo una banda cercana, con entradas de precio razonable, más carne de festival que de grandes estadios. Conste, no obstante, que no le faltan temas para hacer corear un estadio entero, como quedó demostrado por el público de Razz en los intervalos instrumentales que los asistentes llenaron con coros espontáneos.

Comparando conciertos no demasiado antiguos (2013, por ejemplo) con los Editors actuales, apreciamos que el rol y posición adoptados por todos los miembros de la banda ha sido clave para, poco a poco, dejar brillar a Tom Smith con luz propia y dejarle desplegar todas las armas de seducción en su haber. Lejos de mostrarse como un saltimbanqui rockero (y no será porque “The Racing Rats” o “Munich” no se presten a ello). Y es que la actuación de Tom Smith no dejó a nadie indiferente. A la salida, oí hasta cuatro parejas enfrascadas en un mismo tema: el poder hipnotizante de no tanto la voz (que a mí me maravilló) sino de las contorsiones – en contadas ocasiones imposibles – del vocalista principal, a las que yo añado el poder comunicativo de sus delicadas manos tremendamente expresivas. Me sorprendió, no obstante, la verbalización de dicha puesta en escena, pues mientras el sector femenino se mostraba claramente atraído por la sensualidad de los movimientos del inglés, hasta el punto de preguntarse por su estado civil, los acompañantes masculinos, aunque sin discrepar abiertamente, la atenuaban con frases como “se cree un poco Dios” y “da un poco de rabia” que, a mi ver, no son más que un velado “con tal rival, empiezo la lucha con la batalla perdida” manifestando así en el fondo (y en la superficie) su también profunda admiración por Tom Smith. Para quitarse el sombrero y no volvérselo a poner hasta que vuelvan. Pronto, please.

Ver galería de imágenes.

Depeche Mode – Delta Machine Tour

Hi ha molts grups i artistes que, per una raó o una altra, m’han marcat. Depeche Mode és, sense dubte, un d’ells; m’atreviria a dir que estan entre els Top 5. Son buenos; muy buenos. Han tingut els seus alts i baixos, com tothom, però en directe són de lo mejorcito que he vist. I aquesta era la tercera vegada que els veia. Però tal i com no he vist grups i /o artistes en directe perquè he arribat tard (Queen, The Beatles,The Bee Gees, molts Motown, Michael Jackson, i molts molts molts altres) i ho accepto (perquè no em queda més remei, ha!), amb Depeche em passa una cosa que no em passa amb els altres. Per a ells, hauria d’haver nascut 7 anys abans. Eing? M’explico: en un gran concert com el d’avui ens han presentat una setlist amb alguna que una altra cosa millorable (o ‘canviable’) així com alguna versió de la que lamento no haver escoltat mai en directe la més fidel a la gravada. Eing? Que no t’expliques, Maria Del Mar! A veure, elabora l’argument.

Estem d’acord que amb 13 discos a les esquenes, és difícil fer una setlist, i que a més, sigui al gust de tothom, però traient un disc nou amb cançons brutals com “Alone” o “Broken” o “Soothe My Soul“, vas y me pones el primer single (“Heaven“), que és el “menys Depeche” del disc. Home! I això no seria tan “greu” (a veure, que tampoco me voy a morir per això) tenint moltes altres cançons lentorres que, como es harto conocido, Martin Gore domina a la perfección y siempre caen. Also, hi ha cançons que són un must (always? really?) tot i que sempre amb variacions, sobretot a l’inici i al final, i sempre en la seva versió electrònica. A mi “Personal Jesus“, p.ex., no m’ha acabat mai de fer el pes (sí, sóc rara, què vols que t’hi digui), però sempre hi és porque si no, el público los espera a la salida pa’ tirarles tomates. OK. “Enjoy the Silence” segueix causant-me goosebumps, així que ja m’està bé que hi sigui, però altres “clàssiques”, com “Shake the Disease“, encara estic desitjant de sentir-ne la versió electrònica. Les tres vegades que l’he sentida, ha estat amb el Martin, en su momento de gloria, acompanyat d’un piano. Snif, snif. I novament, això no seria tan “greu” (i again, tampoco me voy a morir por esto, I know), si els dos moments de glòria del Martin no haguessin estat totalment acústics. Que sí, que té bona veu; que sí, que es mereix que centrem l’atenció en ell com a vocalista; però una mica d’electrònica amb ell, for a change, no vindria malament, almenys en un dels seus dos solos, com suposo que deurien fer en directe tot just van treure aquestes cançons.

Martin Gore desenchufao.
Martin Gore desenchufao.

En aquest sentit, ens han plantificat com un bolet, cap al final, “Just Can’t Get Enough”, que cantava la Traviata amb la resta de la setlist. Momentazo para los nostálgicos, no ho dubto. Però estant ja desfassada; potser hauria estat recomanable posar-hi una mica de conya a l’assumpte, com fan per exemple els Take That quan es posen a fer les coreos de los 90 del palo “por diox, y a la gente le molábamos haciendo ESTO!”. Però no, Dave Gahan, la ha tratado como la más respetable de las canciones. Y la ha bordado y tó. I tot i que sembla fins ara que no hagi gaudit del concert, la veritat és que és tot el contrari. Com he dit en algun altre lloc, ha estat “espectaculà”. Superhipermegacontenta a més de què hagin acabat el concert amb “Never Let Me Down Againcon su baño de brazos correspondiente que a une le sube la moral y lo otro que no puedo decir aquí, que me censuran. Això sí, no m’estaré de dir que la versió accelerad(íssim)a de “Precious” se l’haurien poguda estalviar…

Y ahora vamos a centrarnos en THE MAN, que no es otro que Dave Gahan. Depeche son tres, sí, però estic segura que la majoria dels assistents teníem el 90% del temps els ulls posats en ell, a qui he batejat en moltes ocasions com “the man with the sexiest voice on earth”. OJU, que dic “voice”, not him. Però jo, como el resto de los mortales esta noche en el Sant Jordi, he caído y sucumbido a su presencia arrolladora en el escenario. La meva atracció (físico-sexual) per a en Dave es de menos tres trillones, però es que se come el escenario. Él es el escenario. Per començar, estableix una relació (íntima) amb el pal del micròfon que només li he vist a en Freddie Mercury.

Dave Gahan dándole el masajito correspondiente al palo del micro.
Dave Gahan dándole el masajito correspondiente al palo del micro.

Balla com una tia, pero es que da igual, todos babeamos con sus movimientos de cadera y sus contoneos a lo “pero qué tipo tengo, o más bien, tenía, pero da igual, porque me muevo que te cagas en las bragas” (con perdón de la expresión). Per no dir els strip-tease (parciales) que se te marca y que a una ya la ponen in the mood y cuando te hace esos remolinos con el brazo para indicar que el público siga cantando te imaginas que lo que está ondeando son los pantalones o los calzoncillos que se hubiera podido acabar de quitar.

Dave tó sepsi.
Dave tó sepsi.

Aquest protagonisme fa que a en Martin no le quede otra que brillar en sus momentos acústicos o en sus pequeñas coreos ensayadas con Dave (a las fotos me remito) y que se tenga que vestir a cuadros con bambas de color plata para destacar, i que l’Andrew Fletcher opti per mirar-s’ho tot des de la seva plataforma i es passi l’estona concentrado en su teclado (que és la seva feina al capdavall) i que fins i tot tingui temps de fer exercicis d’estiraments entre cançó i cançó. Y por eso nos mola a L. A. y a mí, porque, visto desde fuera, es como si estuviera viendo el concierto en DVD desde el salón de su casa… o como el segurata en la puerta de entrada. Però sense ell, Depeche Mode no serían lo que son.

Andrew Fletcher está para dar palmas, y ahí se acaba su coreo.
Andrew Fletcher está para dar palmas, y ahí se acaba su coreo.

Y así son las cosas (desde mi punto de vista), y así se las hemos contado. I ara, time to “enjoy the silence“.