Cigarettes After Sex… o lo que surja

“Música para follar”. Así definieron en Notodo, Jenesaispop y en muchos otros lugares cibernéticos el trabajo debut de los Cigarettes After Sex.  La verdad, no lo he probado (soy más de… bueno, de lo que sea), pero sí  es verdad que preparándome escuchando su disco homónimo para su concierto de este miércoles en la Sala Apolo me puse tonta. Muy tonta. Demasiado tonta.

cigarettes after sex

Creía poder curar la tontuna suprema que arrastraba encima durante su actuación en la Sala Apolo, que presentaba un sold-out de hacía semanas, tras el cambio de la 2 a su hermana mayor. Pero no fue así. ¿Estuvo el concierto bien? Sí, pero tampoco para tirar cohetes. ¿Hacía falta empezar 15 minutos tarde? Pues no. Tener a una pareja de amigos comentando la jugada gran parte del rato tampoco ayudó, también es verdad. Pero, a diferencia de otros muchos conciertos, a los que voy sola y ya me basto, quizás hubiera estado bien tener a alguien a mi vera. Who knows. O quizás tampoco así.

Que sí, que la atmósfera se creó de escenario negro iluminado por luz blanca, con vídeos acordes, y vestuario también negro (con esos toques de cuero que… bien, ya tú sabeh) fueron de lo más oportunos.  Melancolía y evocación fueron una constante, con temas muy celebrados por los asistentes, como con K y Apocalypse. Del final, me sorprendió ver a gente abrazada, como si justo terminaran de vivir una catarsis colectiva. Woah menos uno. Yo.

Greg González nos sorprendió con esa voz de radiofonista de noche que contrasta con su voz de casi-mujer al cantar, así como con su presencia absorta, al igual que la de todos los demás componentes, destacando ese bajo que da cuerpo a todos y cada uno de los temas y una batería sutil que no cesa. Sin embargo, un poco más de interpretación de parte de González no hubiera estado de más. O quizás no hacía falta si de lo que se trataba es de que cada uno se montara lo suyo. Solo o acompañado. Ya tú sabeh.

Sea como sea, el directo no supera el disco. Disco que siempre he escuchado sola. Quizás sea hora de hacerlo acompañada. O de darles otra oportunidad en directo… Aunque vistos una vez, no creo que puedan ofrecer mucho más, de seguir en la línea de música en la que se mueven. Pues lo suyo en directo parece ser que es música para eso, para lo que surja.

Galería de imágenes.

Advertisements

Covering the Jardins de Pedralbes Festival Partially

jardins pedralbes m83 jose

Having written the announcement of this year’s series of concerts of the Jardins de Pedralbes Festival, Hipsterian Circus requested two press passes I asked for the concerts I felt like going. Once again, on this occasion, I wish I could’ve gone accompanied by a photographer. Unfortunately, that wasn’t the case. Only press passes were granted this time. Hence the shameful quality of the shots I could take from the distance, as it wasn’t allowed to approach the stage.

My choice was that of M83 and José González. I wish I could’ve also seen Milky Chance (again, yes), but I had to work till late at night that day. I would’ve also liked to go and see Tom Jones, but I thought that requesting so many press passes was too much, so I stuck to just two. My choice wasn’t perhaps the best one, as M83 didn’t meet my expectations. They did have good moments, but the bland ones were more numerous than the ones worth highlighting, as I explain in my review of their gig. As for José González, to be honest, I expected much more too. While the atmosphere was perfect for his kind of music, that many slow tunes in a row were too much so we were all craving for some more upbeat melodies after a while. Besides, the almost non-existent moments where either he or any of his band members interacted with the audience made of this concert a very cold experience overall. The good (?!) thing is that it only lasted 1h15′. Here’s my review too.