Lana del Rey, que no la reina, en Bcn

Lana del Rey lo tenía difícil conmigo tras haber vivido el espectacular concierto de Roger Waters solo unos diítas antes. Sin embargo, consciente de que uno debe medir con los estándares adecuados en cada situación, me dirigí al concierto de la americana con el previo ejercicio de abrir la mente y ser muy indulgente.

Que los primeros conciertos de Lanita eran un despropósito no es ningún secreto. Pero seis años han pasado ya desde que empezara a convertirse en una figura conocida, tiempo suficiente para aprender a cantar, que ya es algo. De hecho, es mucho. Pero ahí queda la cosa. Lana canta. Lana sabe coordinar, en ocasiones, movimientos con música. But that’s about it. 

Lana del Rey

Tuvieron que pasar 10 canciones hasta que aquí mi alma cándida se adentrara y conectara levemente con lo que estaba sucediendo en ese escenario con ese montaje de especie de playa selvática, en el que cuando Lana se tumbaba, surgían berridos de los fans más hardcore. Esa especie de hippie-colgaos con diadema de flores y los que, por alguna razón, han entrado en esa mística setentera extraña que gasta Lana, mística química incluida, sobre todo en pista. Las gradas las medio-ocuparían, además de fans de la especie suelto-berridos-a-cada-contoneo-de-Lana, parejas que, quién sabe puede que escuchen su música como antaño se escuchaba a Marvin Gaye. Y ahí lo dejo.

Lana del Rey venía a presentar su quinto disco, para nada el mejor de su carrera. Pero poco importa, porque en ausencia de evolución musical, se hace difícil situar las canciones en los álbumes. Eso poco importa cuando decides ponerla en loop en casa (been there, done that), sobre todo cuando te da por autoflagelarte en el sentido sano de la palabra (si es que lo tiene) para no parar de llorar hasta la catarsis (sobre todo con ‘Ride’, oh my!). Pero aún estoy esperando experimentar algún tipo de emoción del estilo proviniente de la puesta en escena o de la actuación de ayer. El bótox no ayuda. Las inyecciones de colágeno tampoco. Muñequitas guapas del mundo, that is not the way. Los reverb, ayudan menos aún.  Potencial lo había, sobre todo con un set list que incluso contemplaba ‘Lust for Life’, la colaboración con The Weeknd y no olvidaba ninguna de mis preferidas (‘Summertime Sadness’, ‘Young And Beautiful’, ‘West Coast’ y ‘Ultraviolence’). Pero ahí quedó la cosa. Son temas que marcan en disco, contenedores de un dramatismo en mayúsculas, pero ese dramatismo solo se pudo vislumbrar allá a lo lejos en ‘Ultraviolence’, ya casi en el cierre del espectáculo. Algo tendrá Lana con este tema que no tiene con los otros. O si no, no me explico la imperturbabilidad generalizada de Lana de este jueves y mi indiferencia como consecuencia. Cabe decir que la calidad del sonido metálico y en ocasiones con eco de un Sant Jordi con un cuarto de gradas para llenar tampoco ayudó.

No siendo de las que chillan cuando una artista se monta en un columpio o cruza las piernas montada en un taburete, no pude más que recurrir a las conexiones en mi memoria con los momentos vividos en casa al son de Lana del Rey para poder sacarle un poco de provecho a un concierto hecho a la medida de los fans, incluidos las peticiones de canción y reconocimiento al séquito que persigue a Lana venidos desde California y Chicago, y del que poco más se puede salvar.

Advertisements

Banda sonora collita del 2017

Cigarettes After Sex – Apocalypse. Definida com música per tenir una estona íntima, la música de Cigarettes After Sex ja em va seduir anteriorment amb el seu primer EP. L’àlbum confirma el que el curt ja apuntava: que allò que és bo, en aquest context, si llarg, dues vegades bo.

Julien Baker – Turn Out The Lights. Pel seu dramatisme, que destaca en moments àlgids, i sobretot per l’intimisme que embolcalla la resta del llarga durada.

Lana del Rey – Lust For Life. Potser ja he perdut una mica l’interès en ella i no és el primer àlbum de l’americana que em ve de gust posar, però no la puc deixar d’esmentar per ser la banda sonora de tants i tants moments de tranquil·litat i harmonia en la millor companyia.

London Grammar –  Truth Is A Beautiful Thing. El directe només va fer que confirmar que London Grammar són un gran grup de músics. A falta d’àlbum de Daughter enguany, ben rebut sigui un dels anglesos. Les melodies no són tan previsibles com les del primer. Guanyen, per tant, en complexitat, sense per això perdre en emotivitat.

Lorde – Melodrama. El disc del que vaig dir que m’havia fet tornar les ganes d’aprendre’m les lletres de les cançons. I és que qui es pot resistir a cantar ‘She thinks you love the beach, you’re such a damn liar‘ sense posar cara de repúdia, com a mínim.

LUWTEN – Luwten. Un grup neerlandès del que poc se sap més que han tret un àlbum que experimenta amb el pop electrònic que experimenta en cada tema.

The National –  Sleep Well Beast. D’aquest àlbum s’ha dit que està pensat per gent de 35 en amunt. Quiliquà. Esperem veure’ls de nou al PS!

Nick Murphy – Missing Link. L’abans Chet Faker ens regala una conversió a l’electrònica estilosa que no deixa d’abandonar del tot el Chet Faker amb el que es va donar a conèixer.

Perfume Genius – No Shape. Si Mike Hadreas ja em va sorprendre el 2014, el que trobem aquí és la culminació d’un atreviment d’una tendresa infinita i amb detalls del tot imprescindibles.

Phoenix – Ti Amo. De Phoenix vaig passar bastant des del seu ‘If I Ever Feel Better’ fins que un tema seu, ‘Entertainment’, aparegués als títols de crèdit de Now You See Me. Retrobar-los m’ha donat l’alegria que és Ti Amo de principi a fi.

SOHN – Rennen. R&B alternatiu amb moments àlgids com ‘Hard Liquor’ o ‘Falling’.

Spoon  – Hot Thoughts. Si t’agrada Arcade Fire, però només una estona, com a mi, que més de tres temes em porten a l’avorriment suprem, Spoon són com els Arcade, amb l’experimentació dels Flaming Lips, però sense convertir-se en el pitjor dels teus malsons. Qui dóna més!

Vancouver Sleep Clinic – Revival. El Bon Iver menys soporífic s’ajunta amb James Blake i en surt aquest paisatge sonor d’hivern eteri.

Vetusta Morla Mismo Sitio, Distinto Lugar. De la part de Ñ, com no, Vetusta Morla, que ja només per fer una cançó satírica titulada ‘El Discurso del Rey’ es mereixen aparèixer aquí. Arribar al nivell de La Deriva era gairebé impossible, però se li acosta.

Mencions destacades:

Algiers – The Underside Of Power. Sense arribar a ser la bomba – cosa que sí són en directe, Algiers presenta un àlbum menys gospel i més electrònic que el seu debut.

Arca – Arca. Del que ha treballat amb Björk ens arriba un àlbum que abandona les pujades i baixades de volum tirant a violentes anteriors per presentar-nos un llarg tranquil alhora que inquietant, com prova ‘Urchin’.

Austra – Future Politics. No és un àlbum que entri a la primera, a més que l’estil t’ha d’agradar. Però havent-la vist en directe, entenc potser millor el concepte.

Grizzly Bear – Painted Ruins. Uns Grizzly Bear renovats, que bona falta els feia.

Hundred Waters Communicating. Malgrat tenir-ne de bons, m’hi falta algun tema ballable que realment em faci aixecar de la cadira com em va passar amb Xtalk. No obstant això, Hundred Waters segueixen explorant el seu univers sonor amb destresa i consistència.

Lydia Ainsworth – Darling Of The Afterglow: La versió light, és a dir, ni la meitat de passada de voltes, FKA Twigs sin sex appeal involved (qui no la sent a Afterglow o a The Road) . Però són potser les cançons menys ‘FKA Twigs’, per anomenar-les d’alguna manera, tals com ‘Ricochet’, les que em van enganxar, i el fet d’anar més enllà, de no encasellar-se en un sol estil. Escoltar Lydia Ainsworth és sentir  x y z, tots en una sola persona.

Ten Fé – Hit The Light. Uns The 1975 sense els seus histrionismes.

U2 Songs of ExperienceAl contrari del que m’ha passat amb l’últim de Depeche, que sembla un recull de cares B del seu treball anterior, U2 ja van anunciar que el seu treball tenia una concepció doble: Songs of Innocence primer, i ara Songs of Experience. Apareix aquí perquè no he tingut temps d’endinsar-m’hi, però de ben segur que m’acabarà agradant tant com la primera tanda.

The War On Drugs – A Deeper Understanding.  Conscient que moltes revistes els posen pels núvols, la qualitat d’aquest àlbum és inqüestionable, però per mi ha perdut l’encant de Lost In The Dream per recordar-me a un Sting barrejat amb Springsteen en un àlbum, no obstant això, impecable.

Àlbums a Spotify

Entrades relacionades:

 

Banda sonora cosecha del 2015

BeFunky Collagejpg
As requested
(Mané & co.), lo que viene ahora no es necesariamente ni los mejores discos ni los temas más celebrados, pero sí lo nuevo que he venido escuchando este año y que, en un mundo ideal, tendrían cada uno de ellos un artículo en este espacio. Si están en la lista es porque cumplen la condición de que hayan sido publicados este año. Excepto el indiscutible número 1, que ha recibido tanta atención como todos estos artículos en este blog, el resto aparece en random order. Así pues, procedo a hacer las listas de…

Álbumes y EPs más escuchados del 2015

hbhbhb

  1. Florence and The Machine – How Big How Blue How Beautiful: Por todo. Todo. Por ella. Por el concepto. Por la Odyssey. Por cómo lo he ido interpretando y reinterpretando a lo largo de 6 meses. Por lo que ha significado para mí y para otros. En fin, que qué big, qué blu y qué biútiful todo.
  2. Editors – In Dream: Muero. No me puedes mezclar indie-rock con synthpop y una voz de proyección impecable. No, don’t do this to me
  3. Blaumut – El primer arbre del bosc: porque hay que barrer para casa, y desgraciadamente, es con los únicos que estoy al día del panorama nacional regional.
  4. HEALTH – Death Magic: el día que me encontré escuchando esto on repeat no me lo creía ni yo.
  5. Sanders Bohlke – The Night: escuché de pura churra una versión de “Smalltown Boy” suya buscando una quote que se ajustara a lo que pienso sobre la independencia de esta mi tierra (Mother will never understand / Why you had to leave / For the answer you seek /Will never be found at home). Investigué, y me encontré con esta perla ideal para tardes/noche de estudio y trabajo.
  6. Alabama Shakes – Sound and Color: vozarrón, estilazo, disco de sábado por la tarde, gin-tonic en mano sin gin (una que casi no bebe).
  7. Years & Years – Communion: un momento poppy de esos de * hides behind a rock * lo tiene cualquiera y es un aire fresco en la escena pop. Don’t judge me on this. Eso sí, baladas fuera y en directo dejan bastante que desear.
  8. Seinabo Sey – Pretend: amor a primera escucha.
  9. Leon Bridges – Coming Home: hacía falta una nueva voz para el R&B.
  10. The Weeknd – Beauty Behind The Madness: las vacaciones en Suecia no hubieran sido lo mismo sin The Weeknd (ni sin la BSO de las Tortugas Ninja – long story).
  11. Susanne Sundfør – Ten Love Songs: con letras que, en ocasiones, no son más tópicas y típicas porque no se lo propuso, pero ese “escandinavismo” sonoro que desprende es lo más.
  12. Tame Impala – Currents: porque ese aire retropsicodélico es de lo mejorcito del año. Escribí también sobre ello por aquí.
  13. Foals – What Went Down: aunque no sea una gran devota de ellos, hay que admitir que el último álbum está muy bien.
  14. Villagers – Darling Arithmetic: * sigh *
  15. FKA Twigs – M3LL155X: en otra vida llegaré a ser la mitad de sensual que Tahliah. Lo sé.
  16. Glen Hansard – Didn’t He Ramble: probablemente no esté siendo objetiva con mi Glen, pero es lo que hay. Y está nominado a los Grammy. ¡Ahí es ná!
  17. The Vaccines – English Graffiti: Los descubrí preparándome para el Super Bock – Super Rock (I know, late to the party). Dicen que no es su mejor álbum – y seguramente no lo sea -, pero es el que me los descubrió y creo que muestra honestamente una evolución sin perder su identidad sonora.
  18. Unknown Mortal Orchestra – Multi-Love: tras Editors, otro descubrimiento de parte de mi prima portuguesa, Luísa Reina de los Tapires
  19. Blur – The Magic Whip: de nuevo, probablemente el objetivismo seguramente se acaba de colar por el retrete, pero es que mi Damon es mucho Damon. Le falta, no obstante, EL tema que te haga vibrar como un “Song 2”.
  20. Father John Misty – I Love You, Honeybear: por lo irreverente. Sería el álbum que ha venido a sustituir a mis The War On Drugs de last year.
  21. Jamie XX – In Colour: la mitad de The XX se defiende sobradamente solo.
  22. Empress Of – Me: nuevo talento emergente que promete.
  23. Nothing But Thieves – Nothing But Thieves: hará unos 15 días que los escucho y mucho. Thanks, Dot.
  24. Kelela – Hallucinogen: De los ultimísimos descubrimientos del año.
  25. Paul Woodford – Special Request: pues de esas perlas de remixes que escuchas una y otra vez en largas sesiones de trabajo.
  26. Björk – Vulnicura: Pues sí, me gustan los retos, me gusta Björk (léase a lo Manu Chao).

Sé que muchas listas incluyen a Julia Holter, Courtney Barnett, Drake, Floating Points, Grimes, Beach House y Sufjan Stevens, entre otros, y que seguramente, para ganarme la etiqueta de la más influencer, cool, hipster o como lo quieras llamar, los tendría que poner. Sin embargo, honestamente, los álbumes que han sacado no me dicen nada o nada nuevo. Adele y su 25 no está mal, y Honeymoon de Lanita del Rey tiene su qué pero no son redondos, así que, bonitas, sintiéndolo mucho, os quedáis también a las puertas de entrar. Y es que este año me han seducido más nuevas texturas y estilos. Y me falta muchísimo producto nacional. Muchísimo. Xoel López, todavía no te he investigado. Y del de casa, ya ni te cuento. Me han recomendado encarecidamente a Pau Vallvé. Habrá que ver.

Temas sueltos más spinneados:

Porque de haberlos haylos. Again, random order...

  1. Major Lazer ft DJ Snake & MØ – “Lean On“: Major Lazer un rato, vale, pero mucho me cansan. La canción, no obstante, es un temazo.
  2. Chairlift – “Ch-Ching“: tiene ese estilo juguetón, divertido tan característico de la banda aunque rozando el pop comercial muy buen conseguido.
  3. Vetusta Morla –Puntos suspensivos / Profetas de la mañana“: o lo que viene siendo el punto final a La Deriva.
  4. Marcus Marr & Chet Faker – “Birthday Card“: Oh my.
  5. Disclosure ft. Sam Smith – “Omen“: one of the greatest earworms of the year (con una pena de videoclip)
  6. Disclosure ft. Lorde – “Magnets“: otra pena de videoclip, además de que Caracal, el último álbum de Disclosure ha sido, para mí, uno de los grandes flops del año, aunque a A Head Full of Dreams de Coldplay se lleva la palma.
  7. Hot Chip – “Need You Now“: porque un Hot Chip siempre entra hot y bien.
  8. Lowtide – “Julia“: Joy Division meets Cocteau Twins.
  9. The Radio Dept. – “Occupied” – no tiene nada, pero me encanta.
  10. ANOHNI4 Degrees: De las perlas que comparto con tengustosdistintos.wordpress.com
  11. Free School –Good People“: quizás sea de estructura previsible, pero es lo que tiene el electropop.
  12. James Bay – “Hold Back The River” y “Let It Go“: Entiendo que haya sido una de las grandes revelaciones del año, pero entre él y Hozier, me quedo con el segundo. De ahí que probablemente no vaya al concierto.

Aquí también iría “Firestone” de Kygo, el gran hit del verano, pero me acabo de coscar que es del 2014. Oh well.

Conciertos destacables del año:

Y aquí, de todos los eventos a los que he asistido, los que merecen mención especial.

  1. U2 –Innocence + Experience Tour (Sant Jordi): El álbum en sí no está mal, pero el despliegue que se marcaron en su gran conciertazo hizo que valiera la pena la espera.u2 innocence
  2. Editors – In Dream (Razzmatazz): * sigh *P1080248
  3. Take That – III Tour (Hydro SSE, Glasgow): más que concierto, show redondo.P1030611
  4. Blaumut – El primer arbre del bosc (L’Auditori): lagrimita + subidón de espíritu. Y siguiendo reinterpretando las letras semanalmente gracias a #dillunsfotoblaumutera impulsado por El Xerrac de Blaumut en Twitter e Instagram.P1030038
  5. Damien Rice y Alt-J (Primavera Sound): lágrimas de cocodrilo con el uno, y te elevas, te vas y no vuelves con los otros.Alt-J
  6. Jamie Cullum (Cruïlla): con solo ese concierto tuve la entrada más que amortizada. Milky Chance y The Cat Empire  pusieron el resto.Jamie Cullum
  7. The Waterboys- Modern Blues Tour (Espai BARTS): muy, pero que muy entretenidos.The Waterboys
  8. Pet Shop Boys y Ellie Goulding (Way Out West, Göteborg): espectaculón lumínico los unos y profesionalidad la otra.Ellie Goulding WOW 15 (4)
  9. The War on Drugs y Beck (Way Out West): los primeros, guerreros de máxima precisión y al peque-Beck, que me lo envuelvan para regalo, que me lo llevo.Beck
  10. Blur, Goddess Flo, The Vaccines, Sting, Benjamin Clementine y Crystal Fighters (Super Bock Super Rock): sin duda alguna, el mejor festival de a los que fui este año.Blur
  11. The Frames – 25º aniversario (Iveagh Gardens, Dublín): el segundo día muchísimo mejor que el primero, todo ello muy Irish.The Frames
  12. FKA Twigs (Sónar): lo dicho, en otra vida me moveré como ella.FKA Twigs
  13. Robbie Williams (Sant Jordi y Playa del Fórum): el descaro personificado.

    Robbie Williams
    Foto: Gemma Comas
  14. Vetusta Morla (Playa del Fórum): Y ahí ya caí definitivamente rendida a sus pies.Vetusta Morla
  15. Quartet Mèlt: los descubrí en el “Oh Happy Day” de TV3 y me convencieron lo suficiente como para ir a verlos next week.

Seguro que me dejo artistas que irán apareciendo por aquí (la magia del internés). Por otra parte, puede que leer, no haya leído tanto como en años anteriores – excepto artículos de lingüística y redacciones de “mis niños”-, pero llevo un carrerón de consumo musical a las espaldas que lo compensa (o eso quiero creer). Note to self: aprender a usar Spotify comme il faut y explorar el terreno nacional. ¿Podré? A saber.

El año que viene, más.

Mi banda sonora cosecha del 2014

Ten gustos distintos em va suggerir fer la “lista de los discos del año” (léase restringido al rollo indie, pop-rock y electrónico en el que nos movemos). Overloaded with work, ya digo ahora que no tendré tiempo de escribir más sobre ellos (shame!). Lo que viene ahora no es que sea necesariamente bueno, sino lo que más he escuchado durante el año. El orden en que aparecen también es totalmente random.

The Acid – Liminal : ¡¡¡toy enganchá!!!
FKA Twigs: LP1 : OMG, ¡peazo LP!
HAERTS – Haerts : con altibajos, más altos que bajos, así que lo incluyo.
Angus and Julia Stone – Julia and Angus Stone (self-titled): ¡y qué buenos son en directo!
Lana Del Rey – Ultraviolence: al final decido que sí makes the cut, pero sería de los ultimitos de la lista; tiene gems, aunque ella sea todo un personaje…)
Perfume Genius – Too Bright

Hundred Waters – The Moon Rang Like A Bell LP
Warpaint – Warpaint
No. 1 Dads – About Face
Alt-J – This is All Yoursaunque el anterior era mejor, imo.
Ed Sheeran – X
Damien Rice – My Favourite Faded Fantasy
Damon Albarn – Everyday Robots

The War On Drugs – Lost In The Dream
Kishi Bashi – Lighght
SOHN – Tremors
Chet Faker – Built On Glass
Hozier – Hozier

Hay muchos que mencionan Caribou. Está bien, para mí, pero no me acaba de… El último de St. Vincent está bien un rato, pero tampoco me emociona y no puedo con Taylor Swift, ni con el 1989 ni con ninguno. #SorryNotSorry.

Y sí, gran vacío de música nacional…