Enormes Foster the People en Razzmatazz

Lo mejor de ir a un concierto sin expectativas (y sin haber investigado para nada el directo del grupo en cuestión) es que te puedes llevar una sorpresa. Es más, te puedes llevar una grata sorpresa.  Tan grata como la del concierto de presentación del tercer trabajo de Foster the People, Sacred Hearts Club, del que salí diciendo: ¡Enormes Foster the People!

foster the people

Foster the People, siguiendo la moda de sacar adelantos de álbumes aún por publicar (Sacred Hearts Club saldrá el próximo 30 de julio), han hecho ya cuatro adelantos del álbum (si es que el EP III lo es también), uno de los cuales, ‘Loyal Like Sid & Nancy’, sirvió como pistoletazo para el inicio del concierto. Se atrevieron también con III al completo. Una lista equilibrada, con lo más representativo de los dos álbumes anteriores (Torches, 2011; Supermodel, 2014), en la que tampoco faltó un tema favorito por muchos del Supermodel (‘Coming Of Age’), y otros éxitos de su álbum debut, como son ‘Houdini’, ‘Don’t Stop’ y la archiconocida ‘Pumped Up Kicks’, de la que te das cuenta una vez más que porque sea la más famosa no tiene que ser tampoco la más representativa de la banda musicalmente hablando. No obstante, los temas de Foster the People “engañan”, pues bajo la aparente alegría y energía melódica se esconden críticas sociales contundentes, como es la del tema de marras y el mensaje que lanzó Mark Foster hacia el final del concierto.

Y hablando de Mark Foster (y obviando otros aspectos como luces y puesta en escena, pues un Razz da para lo que da y lo que da lo aprovecharon bien)… ¿es políticamente correcto decir que es el p*t* amo? ¿Me dejáis? Pues, ea. El tema es que hace nada que he hecho un curso de liderazgo y comunicación en el aula en el que se hacían paralelismos con estilos distintos de directores de orquesta. Esto es lo que me lleva a decir, aunque aplicado a un contexto distinto, que el joven de 33 años merece el título de Mark-the-Fucking-Boss-Foster. Como cualquier buen líder, es asertivo sin ser excesivamente autoritario. Además, disfruta como un niño en el escenario, lo que invita a la motivación del resto de la banda. Reconoce los talentos ajenos y los destaca en su justa medida a la vez que intenta que pasen desapercibidas las flaquezas (un botón del teclista desconectado por descuido ajeno). Su expresión inicial puede que sea un pelín seria sin llegar a la mala leche, ya que lo que transmite es una confianza exacerbada en lo que hace. No es tampoco para nada disonante con la del resto de miembros y es maleable a la situación, comunicando así su acercamiento al público a la vez que se mantenía en su isla interpretativa. Su autoridad jerárquica (para algo es el frontman) y de conocimiento se justifican con su trabajo de compositor y su calidad vocal, con la que no escatima ningún esfuerzo. Sobre su disposición, pues bien, solo hacía falta ver el sudor fruto de la pasión puesta en cada una de las frases melódicas y en el control del conjunto para ver que su disposición va más allá de montar un espectáculo e irse para casa, que mañana será otro día. Pero para mí, lo más importante de todo y que destaco de Mark Foster es que comparte una meta común con la del resto de miembros de su banda (además de seguir ganándose el pan, claro está): ofrecer un espectáculo robusto, contundente, de una maquinaria perfecta, con un trabajo detrás que no es de un día ni de dos, dejando espacio para el disfrute grupal y para la creatividad individual, dotando así a los miembros de Foster the People de una labor con significado global. Lo dicho: ENORMES.

Ver galería de imágenes.

20 Years of Placebo – Part II

Quan un grup t’agrada molt i no anuncien cap concert a la teva ciutat o rodalies, procures veure’ls on sigui, i així ho vaig fer el novembre passat amb Placebo a Antwerp. La tocada de nassos és quan mesos després t’anuncien que vénen a Barna. Qué hacer… Pues la carne es débil, claro está. La mateixa crònica que vaig escriure en el seu moment per al concert d’Antwerp aplicaria per al que vam veure aquest dijous a Razzmatazz (amb sold out tant per dimecres com per dijous).

Hi va haver, però, algunes diferències que poc tenen a veure amb l’actuació en si:

  1. Els teloners, Digital 21 + Stefan Osdal, no són terribles, sinó tremendament inescoltables. No obstant això, hi havia qui va aprofitar el revers de l’entrada per escriure un missatge per al malagueny Miguel López Mora  (aka Digital 21) que deia “Where is the album?”. Inexplicable. Episodi de Cuarto Milenio. O Quinto.
  2. Razzmatazz no té res a veure amb el Sportpaleis d’Antwerp, ni en temes de capacitat ni de qualitat de so ni, don’t take me wrong, el públic. No diré que em trobava out of place a Razz, però sí que m’apunto per a la propera vegada anar de negre i maquillada amb els ulls vermells. Perquè… per què no?
  3. Misteriosament, els fotògrafs només van estar autoritzats a fer preses durant una cançó i mitja (normalment se’ls en permet tres) i les primeres files d’assistents (léase, las tres primeras), rebien un toc d’atenció dels guardes de seguretat si en prenien ells. Inquietant.
  4. El moment tribut a David Bowie poc va tenir a veure amb els 3 minuts de standing ovation d’Antwerp. El factor temps hi fa. Molt. Si es que ya lo decían mis vecinas de San Roque Conecsion, que “no somos naide”. [sic]

Però què voleu que us digui, no hi ha res que no aguanti, suporti i superi una prèvia de sopar/berenar d’un bon entrepà de petxuga de pollastre, enciam i alvocat, que por algo me tienen bien alimentá.

Ah, Placebo, que per molts anys, i tal.

Galeria d’imatges (poques i de qualitat bastant deplorable, per raons òbvies).

Notable dosi de The Vaccines a Razz 2

Després d’un canvi a sala de menor capacitat (de Razz 1 a Razz 2) tot i que no de pitjor acústica, ni molt menys (un aplaudiment ben fort al so!), ens visitaven aquest dijous The Vaccines, acompanyats dels teloners nostrats Me and The Bees. Aquests  van confirmar el meu gran descobriment d’aquests últims mesos (don’t kill me): a casa també s’hi fan coses potables sense posar-hi una millonada. No obstant això, encara hi ha qui no se n’ha assabentat, per la qual cosa van tocar per a quatre gats, inclosa la moi.

P1090216

Me and The Bees estan formats per una baixista que també aporta una veu profunda i amb cos i que va mostrar en tot moment una complicitat excel·lent amb la bateria, que no parava de somriure i de moure el cap de costat a costat quan se la veia gaudir pletòrica dels temes. Completa el grup un guitarrista que, potser més aviat per timidesa que no pas per alçada, va passar més aviat discret per l’escenari.

Després de la seva bona actuació, amb ritme, fluïda i amb una setlist equilibrada que incloïa temes tant de Fuerza Bien (2010) com de Mundo Fatal (2014) , es van acomiadar agraïts que no els haguessin llançat res (?!). No em queda gaire clar si es referien a tomàquets o a sostenidors, tot i que us ben asseguro que no es mereixien ni una cosa ni l’altra.

Vint minuts més tard del previst, costum que m’està començant a inflar allò que no sona, van aparèixer a l’escenari The Vaccines. Els vaig descobrir l’any passat al Super Bock Super Rock i, com em van sorprendre gratament, vaig pensar que aquesta seria una bona ocasió per poder-los veure de ben a prop i confirmar (o no) les bones vibracions que em van transmetre a Lisboa. Aquest cop, també, amb temps per haver-me après més d’una i de dues lletres de cançons ja que el seu English Graffiti (2015) va acabar essent un dels àlbums que més vaig acabar escoltant l’any passat. Un àlbum que, segons els crítics i experts en el tema (ehem!), no és el millor de la seva carrera, tot i que els de West London afirmen estar-ne molt orgullosos (què han de dir ells ara per ara, ves!).

P1090326
                                                                    Justin Hayward -Young i la seva postura caderil.

 

En les distàncies curtes (estava a primera fila, pues Dios me dio cerebro pero no altura), vaig descobrir el per què de tot plegat: les cançons més ensucrades/lentes/menys-Vaccines, tot i sonar igual de bé que en àlbum, costa de creure-se-les en directe. Ni els cops de cadera ni les mirades seductores del cantant, Justin Hayward-Young, quan et clava els ulls (diox, cuando Justin te mira, ¡te mira de verdad!) fan que ni ‘Dream Lover ni ‘Minimal Affection, malgrat els seus teclats enganxosos, acabin de quallar. Val a dir, però, que són un excel·lent respir per a la marxa frenètica de la major part del seu repertori, de qui els fans dels dos altres àlbums de The VaccinesWhat Did You Expect From The Vaccines? (2011) i Come Of Age (2012) són tan fervents defensors. Ara bé, també és cert que una miqueta més que dir “Barcelona” hagués ajudat a posar-se tot el públic a la butxaca. No obstant això, Justin Young té armes per convèncer la massa, i si no, ja està en Pete Robertson (bateria) per animar la gent, malgrat la cara de mala òstia bava que gasta.

Malgrat haver-hi fins i tot grups escolars i guiris a manta (I promise), The Vaccines no van completar l’aforament de la Razz 2.  Els assistents, pocs però ben avinguts, van respondre a totes les cançons purament Vaccines des del primer moment, recordant amb els seus acompanyaments vocals el que segurament fan a casa quan sona el “papapapapapapapapa so prettyyyyyy” de, per exemple, ‘Handsome, tema amb què arrenca l’English Graffiti i amb què va començar el concert. Val a dir, però, que al concert li va costar arrencar. Al principi hi havia certa desconnexió entre els membres de la banda i tot plegat semblava anar al ralentí. Per confirmar-ho, només calia veure el teclista, percussionista i guitarrista del fons, impassible mòmia melenuda vivent no semblava reaccionar ni que li passés un camió per sobre. No era l’únic figurant a la banda: Árni Árnason (baixista) no es quedava curt, impertèrrit, avorrit, acartronat. I si el Pete Robertson (bateria) i Freddie Cowan,  guitarrista principal no estaven a l’hora, no us preocupeu, que se’n van adonar a temps i ho van arreglar amb el whisky que els va córrer durant una estona coll avall com si fos Font Vella fresqueta de la nevera. Miracles de l’alcohol (o no), la banda va fer un clic després de ‘Wolf Pack‘ i  ‘Post Break Up Sex‘ i van recordar-me els Vaccines que havia vist a Lisboa en molts temes, decorats amb mini-quadres coreogràfics entre baix i guitarra d’una banda i cantant i bateria per l’altre. Amb el mòmia-percussionista no hi comptem pas.

Després dels 18 temes de la part principal, Justin Hayward-Young va tornar a aparèixer amb una versió acústica de ‘No Hope‘ que, juntament amb  ‘Blow It Up i ‘Norgaard‘ posaria fi al concert que no va durar més d’1h 20’.

Malgrat que el públic, dividit entre els pre-English Graffiti i els late arrivals com el meu, no respongués uniformement a tot el concert, va ser un recital equilibrat en setlist, amb una qualitat acústica excel·lent i una química amb el públic in crescendo. Potser una mica més de focus i menys actitud ressacosa-ibuprofènica hauria ajudat que el concert hagués tingut un vol més regular, però si us va el rotllo indie-rock guitarrero, doneu-los una oportunitat.

Galeria d’imatges.

 

Editors no dejan a nadie indiferente – Razzmatazz 16/11/15

Habiéndome empapado durante el último mes de la vida y milagros de Editors (por qué no lo hice antes, I don’t know), me uní a la celebración del 15º aniversario de la sala Razzmatazz este lunes asistiendo a un fabuloso concierto de la mano de los ingleses liderados por Tom Smith. Mariposas en el estómago la semana anterior. Mariposas en el estómago la mañana del lunes. Mariposas en el estómago esperando en la cola. Las mismas mariposas que sentí antes de ver a Placebo por primera vez.  Y eso podía ser o bueno o muy bueno.

A pesar de tener presentes aún los ataques terroristas del viernes anterior en París, uno de ellos en la sala de conciertos Bataclan, y pensar que un día de estos la daga de la muerte podía hacer acto de presencia en cualquier sala barcelonesa, entré dispuesta a disfrutar de la emoción de poder ver a los cada vez más depechemodeizados Editors. Tal es así que las últimas setlists me hacían intuir que se avecinaba un concierto en que la sombra del estilo musical de uno de mis grupos favoritos de siempre, Depeche Mode, estaría muy presente en la defensa del recientemente publicado In Dreamálbum del que interpretaron siete de los diez temas, como aquel que dice, recién salidos del horno. Eso sí, se trató de una defensa aderezada con las dosis adecuadas de las piezas clave de su discografía anterior, más rockera, con menos peso de sintetizadores, echando mano, sobre todo, de The Weight Of Your Love. Mi intuición iba bien encaminada, como también parece ir la evolución en el estilo de la banda de Birmingham.

Tras la aparición destacable de The Twilight Sad, teloneros que actuaron con una iluminación bastante pobre (o que se lo pregunten a los sufridores fotógrafos acreditados) pero que no restó intensidad a la actuación, la solemne a la par que delicada “No Harm“, primer tema de In Dream, daba el único pistoletazo de salida que, afortunadamente, se oyó durante la velada. Un inicio solemne con un Tom Smith introspectivo, acompañado de sus soldados que se enfrentaban a hora y cincuenta minutos de duelo con setlist exquisitamente seleccionado.

P1080013
Tom Smith. Grande. 

Tema tras tema, asistimos a una ejecución vocal impecable de Tom Smith, sin necesidad de desgañitarse, centrándose en la correcta proyección vocal, y del teclista, guitarrista secundario a la vez que destacable corista Elliott Williams. La máquina de precisión que es Editors cautivó al público sin ningún atisbo de duda, echando mano de todo el armamento propio que tienen digno de ser exhibido en un concierto. Fue este un concierto estudiado al detalle, con temazo tras temazo, sin ningún relleno, y en que los temas de siempre sonaron frescos y electrizantes. Como colofón de la noche, unos bises fiesteros con “Ocean Of Night” y “Papillon“, muy New Order ella, y el irónico toque bélico en la letra aunque tremendamente ceremonial en lo musical de Marching Orders“.

Destaco de esta actuación y otras de la banda cómo funciona su maquinaria de conjunto, en que el peso de buscar una respuesta físico-vocal de parte del público recae, sobre todo, en el lenguaje no verbal del multiinstrumentista Elliott Williams, del batería Ed Lay y del bajista Russell Leetch y, en menor medida del primer guitarrista (en esta ocasión, sustituto por reciente paternidad del oficial), cosa que permite que Tom se centre en proyectar la voz y ejecutar las melodías con precisión milimétrica mientras que Elliott Williams demuestra ser el jack-of-all-trades que, sobre todo con sus coros, provee los temas de un cuerpo envolvente sorprendente. No os dejéis engañar por cómo suenan sus aportaciones vocales en algún vídeo de estos que corren por YouTube en que su apoyo vocal puede llegar a rayar lo molesto.

P1080243
Mucho ojito con Elliott. 

Si de algo tengo que mostrar mi insatisfacción de este concierto es de la escasez de “fuegos artificiales” en la iluminación o de alguna pantalla colorista, que – aunque prescindibles – le dan el toque final que todo concierto de rock necesita. Entre poner las discretas barras de iluminación situadas al fondo y no poder nada, casi que me quedo con el estilo scandi minimalista. No obstante, la contención en el despliegue erótico-festivo de su puesta en escena es lo que hace posible que Editors siga siendo una banda cercana, con entradas de precio razonable, más carne de festival que de grandes estadios. Conste, no obstante, que no le faltan temas para hacer corear un estadio entero, como quedó demostrado por el público de Razz en los intervalos instrumentales que los asistentes llenaron con coros espontáneos.

Comparando conciertos no demasiado antiguos (2013, por ejemplo) con los Editors actuales, apreciamos que el rol y posición adoptados por todos los miembros de la banda ha sido clave para, poco a poco, dejar brillar a Tom Smith con luz propia y dejarle desplegar todas las armas de seducción en su haber. Lejos de mostrarse como un saltimbanqui rockero (y no será porque “The Racing Rats” o “Munich” no se presten a ello). Y es que la actuación de Tom Smith no dejó a nadie indiferente. A la salida, oí hasta cuatro parejas enfrascadas en un mismo tema: el poder hipnotizante de no tanto la voz (que a mí me maravilló) sino de las contorsiones – en contadas ocasiones imposibles – del vocalista principal, a las que yo añado el poder comunicativo de sus delicadas manos tremendamente expresivas. Me sorprendió, no obstante, la verbalización de dicha puesta en escena, pues mientras el sector femenino se mostraba claramente atraído por la sensualidad de los movimientos del inglés, hasta el punto de preguntarse por su estado civil, los acompañantes masculinos, aunque sin discrepar abiertamente, la atenuaban con frases como “se cree un poco Dios” y “da un poco de rabia” que, a mi ver, no son más que un velado “con tal rival, empiezo la lucha con la batalla perdida” manifestando así en el fondo (y en la superficie) su también profunda admiración por Tom Smith. Para quitarse el sombrero y no volvérselo a poner hasta que vuelvan. Pronto, please.

Ver galería de imágenes.