The Best Concerts 2018 Gave Me

This has certainly been a crazy year, in which I’ve undergone a job promotion (and its corresponding prior public contest), I’ve started living with perhaps the best person I could ever share my life with, I’ve quit the language school I had been 13 years working for,  I’ve visited the Azores (among other places) and Porto (twice!) and I’ve been to concerts. Fewer than I would’ve wanted to. As usual, not all the ones I’ve been to I’ve written about. Days have 24 hours as they used to, yes, but life changes. So do one’s habits. And one’s priorities. And one’s plans for the (near) future. If this year the number of concerts has decreased considerably as compared to last year’s, this number will decrease even more with my leaving for the US in a research stay from Feb to May, and perhaps with one more stay in Chile (yet to be confirmed). What is certain is that my love of (live) music will never disappear even if the circumstances don’t allow me to go there and cry and shiver and feel moved with it. Without further ado, and in chronological order, here is my top of concerts 2018 gave me.

1. Roger Waters – 14/4/18, Palau Sant Jordi. 

If you keep on talking about a show for two months, it’s because that show was forking amazeballs.

2. Editors – 26/4/18, Razzmatazz

Tom Smith stole my heart the first time I saw him live. He did it again last April.

editors-razz

3. Vetusta Morla – 18/5/18, Palau Sant Jordi.

Pucho is the friggin’ boss on stage. There’s no denying.

Vetusta Morla Palau Sant Jordi 2018

4. Jane Birkin – 2/6/18, Primavera Sound

Not knowing any of one’s songs but one and getting to be moved by her elegance, savoir faire and voice is what Jane Birkin got to do to me last June. Her daughter was fantastic, but the original genes won over the derivates this time.

5. Lorde – 2/6/18, Primavera Sound

Seeing a true artist grow on stage is a privilege. Seeing Lorde own it is priceless.

6. Joan Dausà – 13/7/18, Cruïlla

Not sure if I was pmed or what, but Joan Dausà made me cry at 6pm in the sunshine. Take that.

7. Ramon Mirabet – 14/4/18, Cruïlla

Learning about Mirabet’s life makes you understand even better that what he does on stage is just him and nothing else.  (vídeo d’un altre concert)

8. The Soft Moon – 13/10/18, Apolo 2.

Needing so badly to see someone banging drums and whatever he has nearby can’t be a good sign, but that’s what I needed and that’s what I found.

The Soft Moon

9. Marlango – 28/11/18, Sala BARTS. 

That I love Leonor Watling is no secret, and that she’s the reason why I think that a good vocalist does the trick in certain bands goes without saying. And of course, you need that one song, ‘Dime que llegaremos lejos’ that makes you go and see them for the third time in your life and never have enough.

 

 

Advertisements

Vetusta Morla dan el salto al Palau Sant Jordi

“What’s not to love about Vetusta Morla?”. Eso era lo que me preguntaba ayer una y otra vez a lo largo de su actuación. Vetusta Morla, un grupo de indie rock que se ha labrado un lugar destacado entre las marisma que es el panorama musical español actual, dominado por el reggaeton, el-anillo-pa’-cuándo y demás fruslerías, pasaban de actuar en el hermano pequeño del Palau al hermano mayor, para presentar Mismo sitio, distinto lugar. O como diría el mismo Pucho (cantante del grupo) “Mismo lloc, distinto lloc”, evidenciando así la imposibilidad de traducción precisa del título de su último álbum en ciertas lenguas.

Vetusta Morla Palau Sant Jordi 2018
People’s power (Vetusta Morla – Palau Sant Jordi)

No llenaron el Palau Sant Jordi, pero casi. No tocaron todas las imprescindibles, pero casi. No bordaron todas las canciones (ay, ese chirrío de guitarra en “Copenhague”), pero casi. No revisaron los arreglos de todas las canciones de los álbumes anteriores (a veces para mejor, a veces un poco demasiado), pero casi.  Lo que sí quedó claro es que, como ya dije anteriormente, yo quiero ir a bailar con Pucho y Jorge González un día. O dos. Comentario frívolo aparte, Pucho demostró una vez más que no canta, interpreta, siente, interioriza, experimenta, transmite. Y que solo por eso vale la pena verlo desde primera fila.

Vetusta Morla es una banda con conciencia del sitio y del lugar. Sin entrar totalmente abiertamente en partidismos, se constató allí, en un catalán admirable (y no solo con un “Bona nit, Barcelona” y un “gràcies” para cubrir el cupo del quedabién), la necesidad de diálogo y de acción, y de defensa de la identidad de los pueblos, especialmente si se ven atacados por el expolio. Rings a bell. Vetusta Morla es también un grupo notablemente agradecido y claramente pro-igualdad. Nada habitual son tampoco los agradecimientos que van desde el equipo de sonido hasta la discográfica, destacando su composición cien por cien femenina, pasando por escenografía, equipo técnico y management.

Mismo sitio, distinto lugar sigue la línea iniciada en los primeros álbumes de Vetusta en cuanto a las letras: la conciencia social, la sacudida emocional, la crítica histórico-político-social, las incongruencias inevitables de la vida son la línea común de las letras de esta formación. Vetusta con letras populeras no pasaría de ser uno más del montón, pero lo que remueven en el interior de sus seguidores va más allá de un “cómo molan”. La petición de baile de los asistentes en “La fiesta mayor” no era más que una fórmula para hacer levantar al personal que todavía no lo había hecho, mientras entonaba líneas como “Te llevaste la solución / Y me quedé el interrogante”, que de bailonga, poco tiene. Los llamémosle experimentos sonoros de MSDL levantaron igualmente los espíritus con “El discurso del Rey” (no hace falta que dises nada más), “Te lo digo a ti”, “Palmeras en La Mancha” o “Consejo de sabios”. Una agitación de mentes pero sobre todo de emociones, que explosionarían, al menos en mí, con la siempre conmovedora “Copenhague” (lloré, sí, lloré), con la constatación del engaño que nos rodea de “Golpe maestro” (de la que cambiaron la letra por “y la patrulla no nos dejaba ni votar“), con la sugerente “La mosca en tu pared”, con las complementarias a mi ver líricamente hablando “Mapas” y “La Deriva”, y cómo no, con el tema de cierre que ya viene siendo habitual “Los días raros”. Fue ahí donde el Sant Jordi culminó en plena comunión consigo mismos y con Vetusta. Como siempre, a sus pies.

Galería de imágenes

Banda sonora collita del 2017

Cigarettes After Sex – Apocalypse. Definida com música per tenir una estona íntima, la música de Cigarettes After Sex ja em va seduir anteriorment amb el seu primer EP. L’àlbum confirma el que el curt ja apuntava: que allò que és bo, en aquest context, si llarg, dues vegades bo.

Julien Baker – Turn Out The Lights. Pel seu dramatisme, que destaca en moments àlgids, i sobretot per l’intimisme que embolcalla la resta del llarga durada.

Lana del Rey – Lust For Life. Potser ja he perdut una mica l’interès en ella i no és el primer àlbum de l’americana que em ve de gust posar, però no la puc deixar d’esmentar per ser la banda sonora de tants i tants moments de tranquil·litat i harmonia en la millor companyia.

London Grammar –  Truth Is A Beautiful Thing. El directe només va fer que confirmar que London Grammar són un gran grup de músics. A falta d’àlbum de Daughter enguany, ben rebut sigui un dels anglesos. Les melodies no són tan previsibles com les del primer. Guanyen, per tant, en complexitat, sense per això perdre en emotivitat.

Lorde – Melodrama. El disc del que vaig dir que m’havia fet tornar les ganes d’aprendre’m les lletres de les cançons. I és que qui es pot resistir a cantar ‘She thinks you love the beach, you’re such a damn liar‘ sense posar cara de repúdia, com a mínim.

LUWTEN – Luwten. Un grup neerlandès del que poc se sap més que han tret un àlbum que experimenta amb el pop electrònic que experimenta en cada tema.

The National –  Sleep Well Beast. D’aquest àlbum s’ha dit que està pensat per gent de 35 en amunt. Quiliquà. Esperem veure’ls de nou al PS!

Nick Murphy – Missing Link. L’abans Chet Faker ens regala una conversió a l’electrònica estilosa que no deixa d’abandonar del tot el Chet Faker amb el que es va donar a conèixer.

Perfume Genius – No Shape. Si Mike Hadreas ja em va sorprendre el 2014, el que trobem aquí és la culminació d’un atreviment d’una tendresa infinita i amb detalls del tot imprescindibles.

Phoenix – Ti Amo. De Phoenix vaig passar bastant des del seu ‘If I Ever Feel Better’ fins que un tema seu, ‘Entertainment’, aparegués als títols de crèdit de Now You See Me. Retrobar-los m’ha donat l’alegria que és Ti Amo de principi a fi.

SOHN – Rennen. R&B alternatiu amb moments àlgids com ‘Hard Liquor’ o ‘Falling’.

Spoon  – Hot Thoughts. Si t’agrada Arcade Fire, però només una estona, com a mi, que més de tres temes em porten a l’avorriment suprem, Spoon són com els Arcade, amb l’experimentació dels Flaming Lips, però sense convertir-se en el pitjor dels teus malsons. Qui dóna més!

Vancouver Sleep Clinic – Revival. El Bon Iver menys soporífic s’ajunta amb James Blake i en surt aquest paisatge sonor d’hivern eteri.

Vetusta Morla Mismo Sitio, Distinto Lugar. De la part de Ñ, com no, Vetusta Morla, que ja només per fer una cançó satírica titulada ‘El Discurso del Rey’ es mereixen aparèixer aquí. Arribar al nivell de La Deriva era gairebé impossible, però se li acosta.

Mencions destacades:

Algiers – The Underside Of Power. Sense arribar a ser la bomba – cosa que sí són en directe, Algiers presenta un àlbum menys gospel i més electrònic que el seu debut.

Arca – Arca. Del que ha treballat amb Björk ens arriba un àlbum que abandona les pujades i baixades de volum tirant a violentes anteriors per presentar-nos un llarg tranquil alhora que inquietant, com prova ‘Urchin’.

Austra – Future Politics. No és un àlbum que entri a la primera, a més que l’estil t’ha d’agradar. Però havent-la vist en directe, entenc potser millor el concepte.

Grizzly Bear – Painted Ruins. Uns Grizzly Bear renovats, que bona falta els feia.

Hundred Waters Communicating. Malgrat tenir-ne de bons, m’hi falta algun tema ballable que realment em faci aixecar de la cadira com em va passar amb Xtalk. No obstant això, Hundred Waters segueixen explorant el seu univers sonor amb destresa i consistència.

Lydia Ainsworth – Darling Of The Afterglow: La versió light, és a dir, ni la meitat de passada de voltes, FKA Twigs sin sex appeal involved (qui no la sent a Afterglow o a The Road) . Però són potser les cançons menys ‘FKA Twigs’, per anomenar-les d’alguna manera, tals com ‘Ricochet’, les que em van enganxar, i el fet d’anar més enllà, de no encasellar-se en un sol estil. Escoltar Lydia Ainsworth és sentir  x y z, tots en una sola persona.

Ten Fé – Hit The Light. Uns The 1975 sense els seus histrionismes.

U2 Songs of ExperienceAl contrari del que m’ha passat amb l’últim de Depeche, que sembla un recull de cares B del seu treball anterior, U2 ja van anunciar que el seu treball tenia una concepció doble: Songs of Innocence primer, i ara Songs of Experience. Apareix aquí perquè no he tingut temps d’endinsar-m’hi, però de ben segur que m’acabarà agradant tant com la primera tanda.

The War On Drugs – A Deeper Understanding.  Conscient que moltes revistes els posen pels núvols, la qualitat d’aquest àlbum és inqüestionable, però per mi ha perdut l’encant de Lost In The Dream per recordar-me a un Sting barrejat amb Springsteen en un àlbum, no obstant això, impecable.

Àlbums a Spotify

Entrades relacionades:

 

Cruïlla 2016: No Sleep for Me This Time!

After having ended up knackered at last year’s Cruïlla, this year I had to give the best of me there, as I was attending the fest as a press member. This meant no sleep for me this time, at least not at the Forum. Nope!

cruilla-2016I started covering the Cruïlla event on Hipsterian Circus a bit “late”, as compared to some websites’ coverage, as I first had to finish the probation period, then suggest the topic, get the approval and then get down to it. Covering a festival, both the pre- and the while- is no easy task, as there are many goings-on related to it: new confirmations, playlists announcements, changes in the schedule… That also includes, of course, choosing the bands you think you are going to enjoy the most or you are most interested in – and if you are not, then make the effort to get to know them and go see them with an open mind. Finally, the fest itself, which means hours and hours of music and fun but also loads of energy spent to be attentive and getting the essence of what will end up being the backbone of the different gigs.

So here’s my coverage of the Cruïlla festival for Hipsterian Circus. First of all, the schedule announcement. As opposed to Primavera’s – and there being fewer stages -, I was happy to see that there were hardly any overlaps involving the bands that I was most excited to see. Of couse, you cannot say this in an article meant to be impartial or, rather, ‘general(isable)’, so I kept that to myself and wrote about how cool it is that Cruïlla offers a wide variety of styles and that their line-up has so many different ingredients that you can decide on your own menu depending on the mood you have on such or such other day. That is precisely what I ended up doing: my mental schedule kept on changing as the nights were advancing.

After this article, I realized that the fest was publishing a series of playlists in their social networks made either by the organization or by the very artists performing in the fest. In order to make up for my delay in the coverage of the fest, I summarized whatever lists they had published up to that day in this article. I kind of felt proud to have taken the initiative to write about something that, apparently uninteresting, could also offer some food for thought as to whether the platform used for such purpose was the most convenient one regarding collaboration/interaction from punters.

Then I wrote the item of news on the Cruïlla covers competition. Even though the news wasn’t that extraordinary, I believed I could give it a humorous touch that I myself would appreciate as a reader. Several other competitions were set up by the festival organizer, about which I wrote in this article.

Finally, the fest review, which appeared as a featured news item that week! As encouraged by my ‘bosses’ at Hipsterian, I did say what I thought from the bottom of my heart and so I included some humor and pseudoirrelevant comments to leave my personal mark in the article, unlike what you might find in reviews of regular newspapers. This being a festival review, I also covered logistics aspects, such as toilets, food trucks or stages location.

The thing is that, on the fest days, I ended up going to fewer gigs than I had planned in my mind but it was a very enjoyable experience anyway that I lived along with several friends. The gigs I enjoyed the most were, undoubtedly, Damien Rice, Alabama Shakes and Vetusta Morla (* fan girling mode on for this one *), which I believe shows in my review. Also, I wish I had had the energy to stay for Skunk Anansie, but it was too late at night. I must be getting old…

CruÏlla 2016 collage

I also took pictures of the performances with my compact camera, as we weren’t granted a photo pass. That means the quality of the pics is just acceptable. If only I could’ve got in with at least my hybrid cam. In spite of that, I’m a bit proud of some of the pics I took of Brittany Howard from Alabama Shakes and of Pucho from Vetusta Morla. Oh my, those beautiful human beings!

See you next year, Cruïlla!

Banda sonora cosecha del 2015

BeFunky Collagejpg
As requested
(Mané & co.), lo que viene ahora no es necesariamente ni los mejores discos ni los temas más celebrados, pero sí lo nuevo que he venido escuchando este año y que, en un mundo ideal, tendrían cada uno de ellos un artículo en este espacio. Si están en la lista es porque cumplen la condición de que hayan sido publicados este año. Excepto el indiscutible número 1, que ha recibido tanta atención como todos estos artículos en este blog, el resto aparece en random order. Así pues, procedo a hacer las listas de…

Álbumes y EPs más escuchados del 2015

hbhbhb

  1. Florence and The Machine – How Big How Blue How Beautiful: Por todo. Todo. Por ella. Por el concepto. Por la Odyssey. Por cómo lo he ido interpretando y reinterpretando a lo largo de 6 meses. Por lo que ha significado para mí y para otros. En fin, que qué big, qué blu y qué biútiful todo.
  2. Editors – In Dream: Muero. No me puedes mezclar indie-rock con synthpop y una voz de proyección impecable. No, don’t do this to me
  3. Blaumut – El primer arbre del bosc: porque hay que barrer para casa, y desgraciadamente, es con los únicos que estoy al día del panorama nacional regional.
  4. HEALTH – Death Magic: el día que me encontré escuchando esto on repeat no me lo creía ni yo.
  5. Sanders Bohlke – The Night: escuché de pura churra una versión de “Smalltown Boy” suya buscando una quote que se ajustara a lo que pienso sobre la independencia de esta mi tierra (Mother will never understand / Why you had to leave / For the answer you seek /Will never be found at home). Investigué, y me encontré con esta perla ideal para tardes/noche de estudio y trabajo.
  6. Alabama Shakes – Sound and Color: vozarrón, estilazo, disco de sábado por la tarde, gin-tonic en mano sin gin (una que casi no bebe).
  7. Years & Years – Communion: un momento poppy de esos de * hides behind a rock * lo tiene cualquiera y es un aire fresco en la escena pop. Don’t judge me on this. Eso sí, baladas fuera y en directo dejan bastante que desear.
  8. Seinabo Sey – Pretend: amor a primera escucha.
  9. Leon Bridges – Coming Home: hacía falta una nueva voz para el R&B.
  10. The Weeknd – Beauty Behind The Madness: las vacaciones en Suecia no hubieran sido lo mismo sin The Weeknd (ni sin la BSO de las Tortugas Ninja – long story).
  11. Susanne Sundfør – Ten Love Songs: con letras que, en ocasiones, no son más tópicas y típicas porque no se lo propuso, pero ese “escandinavismo” sonoro que desprende es lo más.
  12. Tame Impala – Currents: porque ese aire retropsicodélico es de lo mejorcito del año. Escribí también sobre ello por aquí.
  13. Foals – What Went Down: aunque no sea una gran devota de ellos, hay que admitir que el último álbum está muy bien.
  14. Villagers – Darling Arithmetic: * sigh *
  15. FKA Twigs – M3LL155X: en otra vida llegaré a ser la mitad de sensual que Tahliah. Lo sé.
  16. Glen Hansard – Didn’t He Ramble: probablemente no esté siendo objetiva con mi Glen, pero es lo que hay. Y está nominado a los Grammy. ¡Ahí es ná!
  17. The Vaccines – English Graffiti: Los descubrí preparándome para el Super Bock – Super Rock (I know, late to the party). Dicen que no es su mejor álbum – y seguramente no lo sea -, pero es el que me los descubrió y creo que muestra honestamente una evolución sin perder su identidad sonora.
  18. Unknown Mortal Orchestra – Multi-Love: tras Editors, otro descubrimiento de parte de mi prima portuguesa, Luísa Reina de los Tapires
  19. Blur – The Magic Whip: de nuevo, probablemente el objetivismo seguramente se acaba de colar por el retrete, pero es que mi Damon es mucho Damon. Le falta, no obstante, EL tema que te haga vibrar como un “Song 2”.
  20. Father John Misty – I Love You, Honeybear: por lo irreverente. Sería el álbum que ha venido a sustituir a mis The War On Drugs de last year.
  21. Jamie XX – In Colour: la mitad de The XX se defiende sobradamente solo.
  22. Empress Of – Me: nuevo talento emergente que promete.
  23. Nothing But Thieves – Nothing But Thieves: hará unos 15 días que los escucho y mucho. Thanks, Dot.
  24. Kelela – Hallucinogen: De los ultimísimos descubrimientos del año.
  25. Paul Woodford – Special Request: pues de esas perlas de remixes que escuchas una y otra vez en largas sesiones de trabajo.
  26. Björk – Vulnicura: Pues sí, me gustan los retos, me gusta Björk (léase a lo Manu Chao).

Sé que muchas listas incluyen a Julia Holter, Courtney Barnett, Drake, Floating Points, Grimes, Beach House y Sufjan Stevens, entre otros, y que seguramente, para ganarme la etiqueta de la más influencer, cool, hipster o como lo quieras llamar, los tendría que poner. Sin embargo, honestamente, los álbumes que han sacado no me dicen nada o nada nuevo. Adele y su 25 no está mal, y Honeymoon de Lanita del Rey tiene su qué pero no son redondos, así que, bonitas, sintiéndolo mucho, os quedáis también a las puertas de entrar. Y es que este año me han seducido más nuevas texturas y estilos. Y me falta muchísimo producto nacional. Muchísimo. Xoel López, todavía no te he investigado. Y del de casa, ya ni te cuento. Me han recomendado encarecidamente a Pau Vallvé. Habrá que ver.

Temas sueltos más spinneados:

Porque de haberlos haylos. Again, random order...

  1. Major Lazer ft DJ Snake & MØ – “Lean On“: Major Lazer un rato, vale, pero mucho me cansan. La canción, no obstante, es un temazo.
  2. Chairlift – “Ch-Ching“: tiene ese estilo juguetón, divertido tan característico de la banda aunque rozando el pop comercial muy buen conseguido.
  3. Vetusta Morla –Puntos suspensivos / Profetas de la mañana“: o lo que viene siendo el punto final a La Deriva.
  4. Marcus Marr & Chet Faker – “Birthday Card“: Oh my.
  5. Disclosure ft. Sam Smith – “Omen“: one of the greatest earworms of the year (con una pena de videoclip)
  6. Disclosure ft. Lorde – “Magnets“: otra pena de videoclip, además de que Caracal, el último álbum de Disclosure ha sido, para mí, uno de los grandes flops del año, aunque a A Head Full of Dreams de Coldplay se lleva la palma.
  7. Hot Chip – “Need You Now“: porque un Hot Chip siempre entra hot y bien.
  8. Lowtide – “Julia“: Joy Division meets Cocteau Twins.
  9. The Radio Dept. – “Occupied” – no tiene nada, pero me encanta.
  10. ANOHNI4 Degrees: De las perlas que comparto con tengustosdistintos.wordpress.com
  11. Free School –Good People“: quizás sea de estructura previsible, pero es lo que tiene el electropop.
  12. James Bay – “Hold Back The River” y “Let It Go“: Entiendo que haya sido una de las grandes revelaciones del año, pero entre él y Hozier, me quedo con el segundo. De ahí que probablemente no vaya al concierto.

Aquí también iría “Firestone” de Kygo, el gran hit del verano, pero me acabo de coscar que es del 2014. Oh well.

Conciertos destacables del año:

Y aquí, de todos los eventos a los que he asistido, los que merecen mención especial.

  1. U2 –Innocence + Experience Tour (Sant Jordi): El álbum en sí no está mal, pero el despliegue que se marcaron en su gran conciertazo hizo que valiera la pena la espera.u2 innocence
  2. Editors – In Dream (Razzmatazz): * sigh *P1080248
  3. Take That – III Tour (Hydro SSE, Glasgow): más que concierto, show redondo.P1030611
  4. Blaumut – El primer arbre del bosc (L’Auditori): lagrimita + subidón de espíritu. Y siguiendo reinterpretando las letras semanalmente gracias a #dillunsfotoblaumutera impulsado por El Xerrac de Blaumut en Twitter e Instagram.P1030038
  5. Damien Rice y Alt-J (Primavera Sound): lágrimas de cocodrilo con el uno, y te elevas, te vas y no vuelves con los otros.Alt-J
  6. Jamie Cullum (Cruïlla): con solo ese concierto tuve la entrada más que amortizada. Milky Chance y The Cat Empire  pusieron el resto.Jamie Cullum
  7. The Waterboys- Modern Blues Tour (Espai BARTS): muy, pero que muy entretenidos.The Waterboys
  8. Pet Shop Boys y Ellie Goulding (Way Out West, Göteborg): espectaculón lumínico los unos y profesionalidad la otra.Ellie Goulding WOW 15 (4)
  9. The War on Drugs y Beck (Way Out West): los primeros, guerreros de máxima precisión y al peque-Beck, que me lo envuelvan para regalo, que me lo llevo.Beck
  10. Blur, Goddess Flo, The Vaccines, Sting, Benjamin Clementine y Crystal Fighters (Super Bock Super Rock): sin duda alguna, el mejor festival de a los que fui este año.Blur
  11. The Frames – 25º aniversario (Iveagh Gardens, Dublín): el segundo día muchísimo mejor que el primero, todo ello muy Irish.The Frames
  12. FKA Twigs (Sónar): lo dicho, en otra vida me moveré como ella.FKA Twigs
  13. Robbie Williams (Sant Jordi y Playa del Fórum): el descaro personificado.

    Robbie Williams
    Foto: Gemma Comas
  14. Vetusta Morla (Playa del Fórum): Y ahí ya caí definitivamente rendida a sus pies.Vetusta Morla
  15. Quartet Mèlt: los descubrí en el “Oh Happy Day” de TV3 y me convencieron lo suficiente como para ir a verlos next week.

Seguro que me dejo artistas que irán apareciendo por aquí (la magia del internés). Por otra parte, puede que leer, no haya leído tanto como en años anteriores – excepto artículos de lingüística y redacciones de “mis niños”-, pero llevo un carrerón de consumo musical a las espaldas que lo compensa (o eso quiero creer). Note to self: aprender a usar Spotify comme il faut y explorar el terreno nacional. ¿Podré? A saber.

El año que viene, más.

Hard Rock Rising 2015 – Día 1 con cabezas de cartel cuestionables

En este verano de festi en festi y tiro porque me toca (véanse entradas anteriores varias), llegó el día del Hard Rock Rising, del que compré la entrada casi que a última hora. Es lo que tiene vivir en Barcelona, ciudad con una oferta cultural que empacha: se solapaba con la presentación del Vulnicura de Björk y un concierto en petit comité de Ane Brun.  Así pues, la menda tenía que escoger entre ir consigo misma a dos conciertos digamos que poco convencionales, o ir muy bien acompañada a un festi. Y como lo social tiene preferencia – siempre -, puesto que las alegrías compartidas valen el doble, el Hard Rock Rising ganó el duelo cuando mis acompañantes dieron su visto bueno el día antes.

El Hard Rock Rising se trata de un festival con un solo escenario, en la playa, con la solanera y sed correspondiente como side-effect y un line-up con el rock en muchas de sus variantes como eje vertebrador (aunque no siempre consistente) + un DJ/productor para cerrar la noche para el que se puede comprar una entrada exclusiva. Y entre actuación y actuación, los Nasty Mondays te tienen entretenido pinchando lo que les apetezca. Por tanto, puede valer la pena invertir en una entrada para este festi si te mola el plan… o directamente pasar de ir.

En esta ocasión, el menú del día 1 consistía en…

  • Osceola Brothers (que no vi): blues rock
  • The Carnabys: rock que no me atrevo a clasificar, así que diría que tocan rock, así, a secas
  • Vetusta Morla: indie rock
  • Lenny Kravitz: indie/funk/blues/alternative rock
  • Kings of Leon: alternative/garage rock
  • Steve Angello (que no vi, blame it on the rain): house

The Carnabys, que ganaron el concurso Hard Rock Rising Global Battle of the Bands Competition 2013, presentaron su álbum debut No Money on the Moon, de la mano del productor Eliot James (Two Door Cinema Club). Si tuviera que resumir su actuación con una sola frase, esta sería: energía de un caballo desbocado sin un rumbo claro. Como se dice popularmente, The Carnabys lo dieron todo, pero se encontraron también con un público tirando a escaso y tibio que se quedó un poco desconcertado con tanta pasión desenfrenada unilateral aderezada con un destrozo monumental de “Song 2” de Blur. Neeeeeext.

The Carnabys
The Carnabys, que en ballaven més que en tocaven.

Les seguirían Vetusta Morla que, tras su excelente actuación, podemos afirmar rotundamente que merecían aparecer en escena como mínimo tras Lenny Kravitz. Puede que porque un nombre español “no venda” tanto como un Kravitz o un Kings of Leon, les tocó sin embargo aparecer a plena luz del día, lo que potenció la transpiración de todos los ahí presentes, tal y como apuntó el cantante madrileño, Juan Pedro Martín “Pucho”, en un catalán digno de admirar.

Vetusta Morla son un grupo español de indie rock con tres álbumes de estudio a sus espaldas y reconocimiento in crescendo. A Vetusta Morla los vi ya el año pasado en el Cruïlla 2014, cuando aún no los conocía. Esto pasa cuando te centras en la escena internacional y te olvidas del vecino de al lado. Mal, muy mal, Mª del Mar.

Asistir a un concierto entero de alguien que no conoces puede ser todo un reto, pero debo decir que no fue el caso con Vetusta en el 2014: me causaron muy, pero que muy buena impresión, por lo que gracias a su actuación empecé a investigar sobre ellos (que para eso va una a festivales, a impregnarse de nuevos sonidos y explorar nuevas vías). Que un estudiante mío fuera a su reciente concierto en el Sant Jordi Club (con dos fechas hasta la bandera, ahí es ná) y contara maravillas de ello fue lo que me dio el empuje definitivo. Por tanto, con oídos entrenados aunque solo en versión enlatada, encaré esta segunda actuación para mí de Vetusta con un bagaje relativo que me permite afirmar que Vetusta Morla en directo suenan con un vibe distinto al disco, pero muy grande. No es tanto como más emotivo sino como más profundo y tangible, a través de las interpretaciones de Pucho (porque Pucho no canta sin más, interpreta) con su voz inconfundible. Añadámosle los brincos de Jorge; los momentos coreografiados estudiados; los años compartidos, que se perciben en el aire, y los arreglos para la ocasión, junto a un público nacional entregado al 100%. Los próximos deberes para Vetusta son la conquista del mercado internacional. Que conste en acta.

Vetusta Morla
No, no és cap ball de bastons tradicional.

Si bien no puedo lanzarme a enumerar detalles concretos de cómo se ejecutaron los 12 temas desgranados en el concierto, que supieron a poco, sí puedo decir que incluyeron el que hasta la fecha, es “mi tema” favorito de ellos, “Fuego“, durante el cual es un placer visual ver cómo música y letras se adueñan del cuerpo de Pucho hasta perder el mundo de vista.

Y habiéndome reprimido hasta el momento, ahora viene el momento freaky: algo así lo he dicho sólo una vez anteriormente en este espacio, concretamente de Dan Reynolds de Imagine Dragons, pero aunque me repita…

1) yo quiero ser pareja de baile de “Pucho” y Jorge González, el percusionista

2) yo quiero ser pareja de baile de “Pucho” y Jorge González, el percusionista

3) yo quiero ser pareja de baile de “Pucho” y Jorge González, el percusionista

Lo que transmiten este par corporalmente es brutal. Podrías pasarte el concierto entero observándolos. Así, sin más. Pucho tiene un gran dominio de sus movimientos, sobre todo brazos, manos y gestos faciales, mientras que Jorge es como si necesitara sacar todo lo que lleva dentro a base de saltos y slides.

Vetusta Morla
Jorge González y Pucho de Vetusta.

Y por si no había quedado claro… yo quiero ir a bailar con Pucho y Jorge González, el percusionista. Por supuesto, el resto de miembros de Vetusta Morla (David “el Indio”Álvaro B. BagliettoGuillermo GalvánJuanma Latorre) también serán bien recibidos; aquí no le hacemos feos a nadie. Una muy buena ocasión podría ser durante o tras el concierto en Málaga el 25/9. Yo lo dejo caer, como aquel que no quiere la cosa, que cosas más raras se han visto

Lenny Kravitz ofrecería un concierto correcto, con músicos de gran calidad, despliegue de metales y coristas excelsos, y con todos los éxitos que esperábamos. El suyo no es que fuera el gran concierto de la historia, pero sus seguidores entusiastas ahí presentes, la mayor parte femeninas, se desvivieron a cada movimiento y tema de esta conocida estrella del rock. Su actuación empezó con sus temas más funky y soul, incluso en las canciones originariamente más rockeras como “American Woman” para terminar con la  coreadísima “Are You Gonna Go My Way“. Si bien Kravitz se paseó por el pasillo central para el gusto de los sedientos asistentes, sobre el escenario se mantuvo en su ambiente, sin arriesgar más de lo necesario. En resumen, una actuación insulsa, con alguna que otra punta de brillo.

Y al fin llegaron la gran debacle de cabeza de cartel para el 24 de julio: Kings of Leon. Sin duda alguna, los juegos de pantalla creativos de su espectáculo fueron lo más destacable de su actuación, y lo que marcó la diferencia de las anteriores. Por ellos deberían adoptar el nombre de Kings of Neon, rather.

Kings of Leon Kings of Leon

Pero por lo demás, actuación plana, insulsa, para cubrir el expediente. Creo que con estos tuits, resumo el resto:

kings abu

Así pues, ante tal bodrio King-Leoniano, acompañado de cuatro gotas de lluvia, e incluso antes de que terminaran su actuación, Mar(ibel) se dirigió de vuelta hacia Badalona Beach, perdiéndose incluso a Steve Angello, para poder tener las horas suficientes de sueño para lo que estaba por llegar el día siguiente…

Ver galería de imágenes.